El encargado del Club Noche afirma que el acusado estuvo en Santiago la noche del asesinato

Horas después de permanecer en dicho establecimiento "nos fuimos para casa", argumentó su tío, que declaró haber estado con el acusado. Según sus palabras, el presunto asesino estuvo dos horas jugando a las máquinas tragaperras.

Tercera jornada del juicio por el taxista asesinado y nueva ronda de declaraciones. Entre ellas, la del tío del acusado. Ha señalado ante el juez que la noche del suceso se encontraba con su sobrino en el Club Noche de Santiago de Compostela y que después cada uno se marchó a su casa. El tío del acusado manifestó acordarse de aquella noche porque al día siguiente iban a dar de alta a su mujer en el hospital (aquejada de una embolia pulmonar y a la que el acusado visitó cada día de ingreso) y por los más de 300 euros que gastó su sobrino en máquinas tragaperras; una versión que coincide con la ofrecida por el acusado el pasado lunesSin embargo, aunque inicialmente declaró que su sobrino se encontraba en Galicia huyendo de la Justicia, después afirmó que acudía a trabajar a los mercadillos con normalidadEn este sentido, una cuñada del acusado que también vivía en Galicia por aquellas fechas, señaló que es cierto que éste fuera a trabajar a los mercados pero que, aparte de eso, apenas salía de casa

 

En la jornada de hoy también ha declarado, a través de vídeoconferencia, el encargado del Club Noche, que ha afirmado que tanto el acusado como su tío tío estuvieron aquella noche en su local, desde las 22 ó 23 horas del día 26 de abril hasta las 4 ó 5 del día siguiente. El empresario lo recuerda porque el acusado gastó unos 300 euros durante las dos horas que, dijo, estuvo jugando a las máquinas tragaperras. También reconoció que, tiempo después, un hombre mayor y otro más joven acudieron a su local para pedirle que declara como testigo de lo sucedido aquella noche, aunque no le indicaron qué declarar; en el juicio, reconoció al acusado. Esta declaración contradice a las efectuadas con anterioridad por el encargado del club, en las que afirmaba desconocer qué clientes estaban presentes aquella noche; ha justificado que ello se debe a su desconocimiento del nombre de sus clientes que, sin embargo, sí que es capaz de reconocer por fotografía.

 

Hoy también ha declarado la madre de una de las amigas del hombre al que iban dirigidos los disparos. Ha señalado que su hija y la víctima estuvieron en su casa después del suceso y que utilizaron la lavadora, supuestamente, para eliminar los restos de sangre de la ropa del chico antes de ir a comisaría a declarar. Otro de los testigos destacados ha sido el encargado del taller al que la familia del acusado solía acudir para reparar sus vehículos; ha afirmado desconocer la existencia del Audi TT negro.

 

Al igual que durante las dos jornadas anteriores del juicio, buena parte del esfuerzo de Fiscalía y acusación particular han ido encaminados a determinar la identidad de los propietarios de los números de teléfono que hicieron o recibieron llamadas desde el número que pidió el taxi. La mayoría de los testigos citados han negado su relación con los teléfonos que se les atruibuyen o no han sabido explicar la existencia de dichas llamadasAdemás, durante el juicio, ha habido algunos problemas técnicos a la hora de escuchar algunas de las conversaciones teléfónicas de las líneas intervenidas en la investigación.

 

A varios testigos se les ha preguntado por el significado de los términos "raca" (que algunos traducen como "coche" o "furgoneta") y "apalancao" (interpretado por la Policía como "escondido" y que los testigos traducen como "roto"). Se trata de dos términos que aparecen con frecuencia en las conversaciones telefónicas y que Fiscalía y acusación creen que pueden aportar luz sobre el paradero del Audi TT negro.

 

El juicio continuará este viernes por la mañana.

Noticias relacionadas