El don de la oportunidad

VARAPALO PARA EMPEZAR. El Salamanca ve como se le marcha un partido que remontó pero en el que su rival aprovechó mejor las ocasiones de que dispuso.
T. S.

El Salamanca empezó 2011 igual que acabó 2010, con una derrota amarga por aquello de tener la seguridad de haber hecho durante muchos minutos, merecimientos para algo mejor. Pero el Salamanca igual que hace lo bueno, comete errores de los que sus rivales sacan rédito. Empezó bien el Salamanca, aprovechando dos balones robados a Bruno en la zona medular que provocaron llegadas rápidas de los unionistas y que finalizaron, en ambos casos, con dos disparos de Brian que obligaron a la zaga y al portero a despejar. Le ponía mucha velocidad el equipo blanquinegro al desplazamiento de balón, llegando bien desde la banda derecha para acabar con remates desde la izquierda por donde Brian Sarmiento llegaba con libertad para rondar por tres veces el gol en apenas cinco minutos. Los problemas para el equipo salmantino llegaban desde su zaga, donde se observaban algunas imprecisiones que el Xerez estuvo espabilado para aprovechar. A los diez minutos Capi se adelantó a Endika en un balón dividido y envió un pase interior sobre la entrada de Cordero que, en carrera, ganó a su par y se plantó con ventaja en el área para batir a Biel con un disparo raso. El Xerez con una oportunidad hizo el gol que no había logrado la UDS con tres.

Después de un prometedor inicio una acción aislada acababa con el dominio de los unionistas que veían cuatro minutos después como el autor del gol ponía a prueba al cancerbero salmantino. Los nervios aparecieron en las filas locales y de ahí surgieron errores e imprecisiones que permitían al Xerez llegar con peligro a las inmediaciones del área unionista. Faltaba consistencia en el centro y en la zaga confianza y la posibilidad de un segundo tanto ponía en alerta a la grada del Helmántico. Cordero conseguía librarse de cualquier marca una y otra vez y creaba muchos problemas con sus llegadas desde la segunda línea. Así volvió a rondar el segundo con un disparo al palo. Con el Xerez bien cerrado atrás, eran pocas las veces en las que el Salamanca conseguía rondar el área de su rival, aunque al menos cuando conseguía sacar algún centro llegaba algún que otro intento de amedrentar a Chema. Marcos, muy activo pero sin acierto en el remate final, envió fuera sendos centros desde la banda y gozó de la ocasión más clara cuando a tres minutos del descanso, y con el partido mucho más abierto y llegadas a las dos áreas, desaprovechó un balón suelto en el área pequeña.

Comenzó la segunda mitad con una clarísima oportunidad para los unionistas merced a una falta que golpeó Zamora desde la frontal pero el balón, perfectamente golpeado por el defensa, no quiso entrar y se marchó al travesaño cuando ya se cantaba el gol en la grada.

Lo intentaba el Salamanca, aunque se perdía demasiado en acciones individuales, pero el empeño tuvo su recompensa pasado el cuarto de hora en una bonita acción elaborada en la frontal, donde maduró a la defensa del Xerez, para finalmente abrir hacia la banda y desde allí templó Brian Sarmiento, hacia la cabeza de Marcos Márquez que esta vez no falló.

Esta vez fue el Xerez el que se quedó tocado con el gol y la UDS la que se creció, recuperando una y otra vez el balón y llegando con peligro y así llegó el segundo. Kike centró, Marcos la amortiguó y Perico, después de enseñársela a Chema, introdujo el balón en el fondo de la portería. Eran muy buenos minutos de los charros que, sin embargo, se encontraron con la fortuna de espaldas porque en una falta lejana, sin aparente peligro, el balón golpeó en varias piernas y acabó entrando mansamente en la portería de un Biel, que no pudo atraparlo.

La virtud del Xerez, que se quedó con diez por doble amarilla de Redondo, fue no renunciar al partido y aprovechó otra oportunidad, otro error en la salida del balón de los unionistas para montar una contra letal y matar el partido.