El dispositivo de seguridad de la Policía de Salamanca no evitó los botellones en los parques infantiles de la capital

La Nochevieja Universitaria dejó un reguero de gente bebiendo en la vía pública en zonas fuera del centro de Salamanca, algo que está prohibido por ley.

La Nochevieja Universitaria no se celebró solo en la Plaza Mayor, las calles del centro y los bares aledaños, no. También tuvo lugar en algunos parques de la capital de Salamanca, donde varios jóvenes se reunieron para realizar un 'improvisado' botellón, en un lugar donde cada día juegan los más pequeños.

 

 

Así, unas horas después y cuando el sol ya hacía acto de presencia, los vasos con alcohol, cristales, 'vomitonas' y cigarros poblaban un parque infantil donde juegan decenas de niños cada día y que no contó con ninguna vigilancia por parte de la Policía Local.

 

 

En concreto, un ejemplo es el parque infantil ubicado detrás del Museo del Comercio, donde restos de botellas, vasos, colillas y cristales 'decoraban' los juegos destinados a los más pequños y sin presencia alguna de la Policía Local de Salamanca.