El dispositivo contra la venta de alcohol a menores será reforzado

Reunión. La Junta Local de Seguridad Ciudadana diseña el plan de atención para el Carnaval del Toro. Periodo. Se iniciará el jueves 3 de marzo a las 21.00 horas y finalizará el miércoles de ceniza
MONDRIÁN / D. R.

El despacho de la Alcaldía del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo acogió ayer la reunión de la Junta Local de Seguridad Ciudadana, un clásico en los días previos al Carnaval del Toro. La reunión estuvo presidida por el subdelegado del Gobierno en la provincia, Jesús Málaga, y por el alcalde de Miróbriga, Javier Iglesias. Como novedad, tal y como marca el Real Decreto1087/2010, la Junta Local contó con la presencia de representantes de la Junta de Castilla y León. En la reunión se diseñó el dispositivo para la próxima edición del Carnaval, con una línea de continuidad respecto a las actuaciones de años anteriores.

En esta ocasión, se va a incidir en el cumplimiento de la ley que prohíbe la venta de alcohol a menores, tanto en superficies comerciales como en locales de ocio, porque como señaló Iglesias “la sociedad no puede tolerar que niños y niñas de 13, 14 ó 15 años lleguen a sufrir un coma etílico”. Así, la Policía Local y la Guardia Civil realizarán controles a las puertas de estos establecimientos para revisar que ningún menor salga con alcohol, por ejemplo, de un supermercado.

Para prevenir sobre esta circunstancia, miembros de ambos cuerpos van a recorrer los locales comerciales advirtiendo a sus dueños de que se va incidir en este aspecto, recordándoles las fuertes multas, de hasta 6.000 euros, si venden alcohol a un menor. La principal indicación que se dará es que, en caso de duda en torno a la edad, se pida el DNI para verificarla.

Con excepción del viernes de Carnaval, el resto de días carnavalescos los establecimientos comerciales permanecerán cerrados, los controles se realizarán también en los días previos al inicio del dispositivo de seguridad. Como el año pasado, el comienzo de este dispositivo se adelanta al jueves, desde las 21.00 horas, finalizando el miércoles de ceniza a las 20.00 horas.

El dispositivo estará formado por agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil. Por parte del primer cuerpo, se suprimen los descansos del personal y las compensaciones, trabajando a pleno rendimiento los 23 miembros del cuerpo. Cada turno será reforzado con al menos cuatro agentes. A ellos se suman dos agentes de seguridad que vigilarán que no haya incidencias en los tablaos. Para vigilar esta zona, se solicitarán las habituales cámaras móviles, que estarán controladas por la Policía Local.

También se reforzará el servicio de atención al ciudadano, para evitar esperas en las dependencias de la Policía Local, y se instalará una caseta de este cuerpo en el Centro Receptor de Visitantes, en la zona de las ferias y carruseles. La Policía Local tendrá la función de Delegado de la Autoridad en los festejos populares (encierros, desencierros y capeas), mientras que la Guardia Civil lo será en los festivales taurinos y las novilladas del Bolsín.

De este cuerpo, habrá 78 agentes, además de otros 16 de tráfico. Éstos últimos tendrán como objetivo principal la realización de controles de alcoholemia, en especial en las entradas y salidas de la ciudad, en coordinación con la Policía Local.

Dentro del dispositivo, la mañana del viernes de Carnaval se incidirá en evitar el absentismo de jóvenes a los centros de Secundaria. Si se detecta a algún joven por la calle, o en algún establecimiento, será devuelto al centro escolar, y el dueño de estos comercios podrá ser denunciado. Respecto al encierro a caballo, se controlará que no haya elementos como coches dentro del recorrido, y se sancionará si sus dueños no hacen caso a las indicaciones de los cuerpos de seguridad para que los retiren.