El día del silencio político que solo en España llamamos 'de reflexión'

La ley electoral española no menciona expresamente la jornada de reflexión, aunque acota el periodo en el que se puede hacer propaganda política y pedir el voto. Así se estableció ya en 1977 mediante decreto ley y así sigue.

En España, la campaña electoral "termina, en todo caso, a las cero horas del día inmediatamente anterior a la votación", según la ley. Por tanto, ayer a medianoche. Pero ¿qué sentido tiene hoy la jornada de reflexión? ¿qué se puede hacer y qué no?

 

España es uno de los pocos países que mantiene el modelo de 24 horas sin mítines ni actos partidistas. En otras democracias se permiten proclamas políticas, manifestaciones y sondeos electorales hasta el último minuto. Incluso el día de las urnas mientras que en nuestro país ni se puede pedir el voto ni se puede hacer propaganda. Esto, para los partidos políticos incluye todos los actos electorales y materiales típicos de una campaña, desde repartir programas hasta celebrar mítines. Más la prohibición de pedir el voto incluso en Internet.

 

Los ciudadanos de a pie -siempre que no sean militares, policías o miembros o de la judicatura en activo, que no pueden hacerlo ni durante la campaña-, pueden hacer más o menos lo que quieran, aunque la Junta Electoral puede revisar caso por caso si se trata de candidatos o miembros de partidos políticos. Lo cierto es que tanto "propaganda" como "pedir el voto" son conceptos difusos: puede ir desde reclamar el voto para una formación concreta hasta intentar perjudicar a otras. Así que sí, insultar a esos candidatos a los que tanto odian se considera una infracción de la ley electoral. Cuidado con el Twitter.

 

¿QUÉ PUEDE PASARME SI NO RESPETO LA JORNADA DE REFLEXIÓN?

 

Según el artículo 144 del Régimen Electoral general, “pena de prisión de tres meses a un año o la de multa de seis a veinticuatro meses a quienes lleven a cabo alguno de los actos siguientes:

 

a) Realizar actos de propaganda una vez finalizado el plazo de la campaña electoral.

 

 b) Infringir las normas legales en materia de carteles electorales y espacios reservados de los mismos, así como las normas relativas a las reuniones y otros actos públicos de propaganda electoral".

Noticias relacionadas