El día del empleado público, una jornada de reivindicación para el CSI-F

CSI-F pide al Gobierno eliminar todos los recortes, recuperar el poder adquisitivo y 35 horas semanales, mientras se prolonga el periodo de investidura. Reclaman a los partidos que aspiran a Gobernar "un compromiso renovado para dignificar la figura del empleado público".

El sindicato CSI-F recuerda que "las Administraciones Públicas son la base sobre la que se sustentan los derechos constitucionales, facilitan un funcionamiento adecuado de la sociedad y proporcionan instrumentos y recursos que cohesionan y fortalecen el tejido social, favoreciendo una convivencia más justa y con la garantía de una seguridad jurídica en todas sus relaciones".

 

Aseguran que estos últimos años han soportado "el cuestionamiento interesado de los servicios públicos". Y recuerdan que una sociedad sin Administración Pública es una sociedad "desarticulada y sin capacidad de gestionar la voluntad de sus ciudadanos" porque "no podemos vivir sin los servicios públicos".

 

Dada la coyuntura social y política marcada por un nuevo periodo económico, CSI-F admite que se empieza a vislumbrar la salida de la crisis y también una "incertidumbre por la falta de acuerdo entre las diferentes formaciones políticas para conformar una mayoría de Gobierno".

 

 

CSIF reclama a todas las formaciones un compromiso renovado con los empleados públicos que permita dignificar sus condiciones laborales y participar de la recuperación económica ejerciendo un papel activo en un modelo renovado y eficiente de nuestras administraciones públicas.

 

En este sentido, piden a los partidos que incluyan en el debate aspectos fundamentales como la recuperación del poder adquisitivo, incluido la recuperación de la paga extra íntegra que se nos eliminó en 2012, la eliminación de los recortes (como los descuentos por baja médica) o la jornada de 35 horas.

 

 

Todas estas cuestiones han sido trasladadas al Gobierno en funciones "para que las ponga en práctica, mientras perdure la falta de acuerdo entre los partidos que permita renovar el Ejecutivo". Mantienen que hay cuestiones como la oferta de empleo público, que ya están presupuestadas y "por tanto se deben convocar inmediatamente".

 

En CSI-F estan convencidos de que es necesaria una Administración Pública avanzada, eficiente, ágil y que solucione los problemas de los ciudadanos. Para lograrlo, el sindicato opina que es preciso que las administraciones públicas se transformen, y para ello es necesario que haya voluntad política, visión de futuro y consenso.

 

Los objetivos prioritarios de CSI-F son la creación de empleo público estable, y la recuperación y mejora de las condiciones laborales, que consideran "enormemente deterioradas en los últimos años" y, por ello, están comprometidos "a trabajar permanentemente por la dignificación del empleo público y el reconocimiento de la figura del empleado público".

 

Rechazan frontalmente la privatización de los servicios públicos y exigen que se delimiten los servicios que han de ser públicos en un acuerdo vinculante, independientemente del partido que gobierne.