El deterioro del puente Enrique Estevan obliga a invertir 300.000 euros más en su rehabilitación

La apertura al tráfico está prevista para finales de enero de 2015.

La limpieza de los elementos metálicos de la estructura del Puente Enrique Estevan en su proceso de rehabilitación, llevada a cabo mediante chorro de agua a alta presión, ha sacado a la luz la necesidad de acometer la reparación de numerosas piezas, no accesibles en el estudio de diagnóstico realizado y por tanto no previstas en el proyecto inicial. Se trata de pérdidas de acero estructural en elementos como consecuencia del esfuerzo soportado, deformaciones por presencia de corrosión, pérdidas de sección y roturas de piezas en arriostramientos.

 

También ha sido necesario sustituir la barandilla, no original, que se encontraba en pésimo estado, en especial en su anclaje en la estructura, que ha imposibilitado la reutilización prevista.

 

También se van a realizar obras no previstas en las aceras y tablero. Tras la demolición de la acera existente, se ha podido determinar las dimensiones y cotas que debe alcanzar la nueva acera, lo que exige descartar la solución proyectada de pavimento vertido y ejecutado “in situ”,  y optar por un pavimento de baldosa de acabado granallado antideslizante. Es, asimismo, necesario realizar un refuerzo de hormigón armado en el entronque de las aceras con el tablero, y disponer una pieza de remate de acera sobre la que disponer el sistema de impermeabilización del tablero.

 

Se detectó igualmente que las bajantes existentes presentaban un avanzado estado de deterioro, con riesgo de rotura y desprendimiento y peligro de alcance, similar riesgo al que presentaban los cajones metálicos y colectores que recogían las aguas pluviales.

 

Finalmente, los nuevos trabajos incluyen la colocación de “líneas de vida”, que garantizarán la realización de labores de inspección y mantenimiento, tanto del puente como de su iluminación artística, de forma más rutinaria que faciliten el acceso a toda la estructura del puente.

 

Estas nuevas mejoras, con un presupuesto de 300.000 euros, ampliarán el proyecto, que es el primero que se acomete de forma integral, y no alterarán la previsión de apertura del tráfico rodado, que será posible a finales de enero de 2015, mientras que los trabajos de sustitución de piezas dañadas, soldadura y posterior pintura se desarrollarán en la zona inferior al tablero del Puente, hasta marzo del próximo año.