El despido de una trabajadora del bus urbano incumple el pacto por el empleo público

CGT ha denunciado esta semana el despido de una trabajadora del bus urbano.

El PSOE pide al Ayuntamiento que actúe para solicitar a la empresa que restituya el puesto a la trabajadora despedida. El consistorio ya tuvo que sancionar a una concesionaria por reducir la plantilla para prestar servicios públicos.

El PSOE ha puesto sobre la mesa un nuevo incumplimiento del pacto por el empleo público que firmó el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, con las empresas concesionarias. El acuerdo, alcanzado en diciembre de 2012, implicaba que las empresas que tienen el contrato para prestar algunos servicios públicos estaban obligados a mantener la plantilla con la que asumían el servicio, tanto en número como en estructura. Sin embargo, el grupo socialista ha sacado a la luz un nuevo incumplimiento.

 

Se trata del despido de una trabajadora del servicio del bus urbano, que ha sido despedida tal y como se ha sabido esta semana. Según la documentación del PSOE y a la que este medio ha tenido acceso, la causa del despido es por causa económica y la empresa alega pérdida de ingresos por la reducción de viajeros. En primer lugar, esto choca con los términos del contrato del bus, recientemente renovado por la empresa Salamanca de Transportes, por el que la empresa cobra un fijo por kilómetros independientemente del número de viajeros que tenga el bus urbano.

 

Y en segundo lugar, supone la quiebra del pacto por el empleo en los servicios públicos, ya que la empresa Salamanca de Transportes se comprometió a mantener la plantilla tanto en número como en categorías y organización, y con este despido estaría incumpliendo. Esta condición se tiene que cumplir en todo caso y no hay motivo que permita reducir la plantilla.

 

Sin embargo, el equipo de Gobierno no ha querido entrar en el asunto. El concejal socialista José Luis Mateos, que se ha encargado de plantear la cuestión, ha pedido una contestación inmediata ya que el próximo pleno no se producirá hasta septiembre y es necesario saber a corto plazo si la empresa ha incumplido, motivo por el que tendría que reamitir a la trabajadora o hacer una nueva incorporación. El concejal de Hacienda y Régimen Interior, Fernando Rodríguez, ha preferido dejarlo pasar y no contestará hasta el próximo pleno.

 

No es la primera vez que una empresa con una concesión del Ayuntamiento incumple el pacto por el empleo público. El pasado abril el consistorio tuvo que sancionar a la empresa Aceinsa, que se ocupa entre otros del contrato de arreglos de aceras y calles, ya que había reducido plantilla y cambiado el esquema de puestos de trabajo para ahorrar en costes.