El desmayo de una joven en la biblioteca Francisco de Vitoria aviva las quejas de los alumnos por las altas temperaturas

El responsable del recinto universitario reconoce que el aire acondicionado o la calefacción son poco ágiles debido a sus grandes dimensiones.

Una joven estudiante ha sufrido un desmayo a última hora de la mañana del miércoles en la biblioteca Francisco de Vitoria (más conocida como la biblioteca de Derecho). El servicio de emergencias del 112 trasladó rápidamente a la chica hasta el hospital Virgen de la Vega. "Sus compañeras comentaban que no había comido nada desde el día anterior", informó José Sáenz de Valluerca, jefe de la biblioteca. En su opinión, la falta de alimentación, los nervios propios de los exámenes y el hecho de haber pasado varias horas seguidas estudiando, unido a las altas temperaturas de la biblioteca, pudieron ser los responsables del desfallecimiento.

 

Problemas con la temperatura

 

Sin embargo, ésta no es la primera vez que los estudiantes de la biblioteca Francisco de Vitoria sufren los estragos de las temperaturas. Algunos estudiantes con los que ha podido hablar TRIBUNA de Salamanca comentaban que en ocasiones se hace difícil estudiar en esas condiciones, por lo que prefieren quedarse en casa. Algunos, incluso, afirmaban haber tenido que estudiar con abrigo en invierno y que los pequeños mareos en verano suelen ser frecuentes.

 

Paradójicamente, el día del desmayo fue el primero en que se conectó el aire acondicionado. “El servicio técnico no lo ha puesto antes en marcha porque los días anteriores aún hizo frío”, informó Sáenz de Valluerca, quien explicó que el sistema de aire acondicionado necesita de horas e incluso días (en función de las condiciones meteorológicas) para ser capaz de enfriar el gran volumen de aire de la biblioteca, dadas sus grandes dimensiones. También reconoce que el sistema de climatización es poco ágil para hacer frente a los bruscos cambios de temperatura de la capital salmantina.

 

El pasado 30 de mayo, la propia biblioteca publicó en su blog un post que hace referencia, precisamente, a las quejas de los alumnos por los cambios de temperatura.