El 'cunero' de Podemos recala en Salamanca tras ser apeado de la lista de Madrid

Pablo Iglesias y Alberto Garzón: su acuerdo ha obligado a mover las listas en Madrid y llevarse a Pablo Lago a Salamanca. Foto: EP

La necesidad de hacer sitio a los candidatos de IU en la capital obligó a darle otro puesto 'de salida': tras quedarse a las puertas del escaño, Podemos le designa como cabeza de lista de una circunscripción con posibilidades.

Aunque la dirección local de Podemos se muestre orgullosa de que un fundador del partido encabece la lista por Salamanca al Congreso, la llegada del 'cunero' Jorge Lago no es, ni mucho menos, un regalo de Pablo Iglesias a su agrupación local... sino todo lo contrario. La sorprendente decisión es producto del acuerdo de coalición con IU y, en concreto, de la necesidad de cambiar las listas para hacerle sitio a candidatos del nuevo socio de Podemos. Pura álgebra electoral.

 

Eso, y no otra cosa, ha traído a Jorge Lago a encabezar la lista de Salamanca. Como miembro del consejo ciudadano y fundador de Podemos, el sociólogo y profesor cuenta con la consideración del aparato 'morado' y, como tal, ocupa un lugar de cierto valor en las listas electorales. En diciembre fue el número 9 por Madrid, pero no accedió a escaño: Podemos logró ocho actas por la circunscripción madrileña. Estuvo a punto.

 

Sin embargo, y tras el acuerdo con IU, ha habido que hacer sitio a sus candidatos en Madrid, una de las plazas donde más posibilidades hay.  Repiten los cuatro primeros candidatos -con Pablo Iglesias e Ínigo Errejón de número uno y tres, respectivamente- pero en esta ocasión Garzón ocupa el número cinco. Rafael Mayoral se ha visto desplazado al número seis, lo que implica que no se trate de una lista cremallera de manera estricta. Y para compensarlo, la formación morada ha situado en ese tramo de cinco a tres mujeres y a dos hombres: una de ellas es Sol Sánchez, de IU, que se queda con el número 9 de Lago.

 

Tras quedar apeado de la lista de Madrid, la decisión de Podemos ha sido buscarle un acomodo a Lago en otro sitio, como ha hecho con otras figuras destacadas de su organización. A cambio del número '9' de Madrid, se le otorga el '1' en Salamanca, donde la formación barrunta posibilidades de arrebatar a Ciudadanos el escaño que consiguió el partido de Albert Rivera hace unos meses. Una opción que, puede, haya quedado debilitada con esta elección.

 

El motivo es que la decisión se ha tomado aún a costa de incumplir la promesa del secretario regional, Pablo Fernández, de tener un número uno 'de casa'; promesa hecha también en un acto público por Juan Carlos Monedero. Y también a costa del candidato que la organización local de Podemos tenía pensado, y que contaba con la aquiescencia de IU.

Noticias relacionadas