El Cultivo de girasol en Ávila se encuentra en buen estado

Cultivos de Girasol

Así lo ha dado a conocer La Alianza UPA-COAG, aunque advierten que la falta de lluvias en próximas fechas puede llevar a mermar la  producción en una superficie que se ha reducido en aproximadamente 1.000 hectáreas en nuestra provincia respecto a la campaña anterior

La ALIANZA UPA-COAG DE ÁVILA  informa que uno de los cultivos tradicionales  en algunas zonas de la provincia como es el girasol se encuentra actualmente en buen estado, y si las condiciones meteorológicas acompañan podríamos estar ante una producción similar a la del año pasado. 

 

Hay que tener en cuenta que la superficie de girasol esta campaña en Ávila ha descendido desde las 7.603 hectáreas del 2012 a las 6.881 hectáreas del 2013

 

La situación actual del cultivo varía entre parcelas, puesto que en algunos casos la campaña está bastante retrasada por las condiciones climatológicas tan particulares de este año. En este sentido, la falta de lluvias en próximas fechas puede llevar a mermar la producción.   

 

Un año más es la provincia de Burgos la que tiene más superficie de girasol en nuestra comunidad autónoma, incrementando este año las hectáreas en más de 7.000 llegando a las 69.634 has. Otra provincia que ha aumentado la superficie dedicada a este cultivo en el 2013 ha sido Salamanca con 2.500 hectáreas más, llegando a un total de  18.780. 

 

En el lado opuesto se encuentran Palencia y Soria, con descensos en la superficie de 8.000 y 5.000 hectáreas, alcanzado un total de 43.860 y 36.413 has. Valladolid se sigue manteniendo como la segunda provincia más importante en cuanto a superficie se refiere, con 57.751 hectáreas sembradas en la presente campaña. 

 

LA ALIANZA UPA-COAG recuerda que las  zonas más productoras de Castilla y León son las siguientes: Arévalo (Avila), Bureba (Burgos), Campos (Palencia), Salamanca, Cuellar (Segovia), Gómara y Almazán (Soria), Campos y Zona Sur (Valladolid) y Campo y Bajo Duero (Zamora).   Este cultivo resulta  importante no sólo a nivel agronómico sino también desde el punto de vista económico, ya que el valor de una cosecha normal en tierras abulenses supone un complemento fundamental para la rentabilidad de las explotaciones familiares. 

 

El presente y futuro de este cultivo resulta especialmente relevante para la provincia de Ávila teniendo en cuenta sus buenas cualidades para alternar con los cereales evitando el monocultivo, y manteniendo las tierras en condiciones que eviten la erosión, añadiendo materia orgánica  que hacen de él desde el punto de vista agronómico un cultivo muy interesante.