El Cristo de la Liberación busca descanso en Fonseca a la espera de su salida procesional el Sábado Santo

Como cada Viernes de Dolores, la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz de Salamanca, celebra el traslado de una de sus imágenes, el Santísimo Cristo de la Liberación, desde la capilla del cementerio Carlos Borrmeo hasta la del Colegio Arzobispo Fonseca.

Un traslado, que sin distinción alguna se realiza cada año desde 1989, en el que se hace partícipes a todas las Cofradías y a  todos los ciudadanos de Salamanca en su carga y en este 2016 la invitación ha sido para la Archicofradía del Rosario, que ha participado también con el acompañamiento musical de la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Amor y de la Paz.

 

A las 23.00 horas centenares de personas se congregan en las inmediaciones del Cementerio San Carlos Borromeo, para seguir la procesión que desfiló por la Avenida de Champagnat, Espejo, Fonseca, hasta  Capilla del Colegio del Arzobispo de Fonseca a la que se llegó alrededor entrada la madrugada.

 

La lluvia que ha caído durante el día ha respetado la tarde noche en Salamanca para que saliera la Vía Matrix y también ha querido dar respiro para que el Cristo de la Liberación pudiera realizar su recorrido con la calma y el recogimiento propio de este desfile. 

 

Como cada año se viven momentos destacados como el desfile y la salida del cementerio y la impresionante la entrada en Fonseca por su dureza en la subida de la escalera.

 

La imagen, que es obra de Vicente Cid Pérez y está realizada en pasta de alabrastro y resinas, esperará la capilla del palacio arzobispal, por lo tanto, a su salida procesional que tendrá lugar en la madrugada del Sábado Santo a las 00:30 horas. 

(Foto: Teresa Sánchez)
Ver album