El 'cosechón' de cereales en Salamanca... a precio de saldo

(Foto: Chema Díez)

La cosecha de cereales en Salamanca dobla a la del pasado ejercicio con más de 520.000 toneladas, según las previsiones de la Junta. Por contra, el precio se mantiene en un nivel demasiado bajo para los profesionales.

'Cosechón' de cereales en Salamanca en esta campaña del año 2016. Al menos eso es lo que se están encontrando los agricultores de la provincia a la hora de recolectar el cereal de invierno, ya que trigo, cebada, avena y centeno presentan unos rendimientos muy elevados.

 

Este hecho ha sido refrendado por la Junta de Castilla quien ha elevado la producción en Salamanca por encima de las 520.000 toneladas, un 52% más que el año 2015, merced a las buenas condiciones para la siembra y un invierno más lluvioso, que han favorecido el desarrollo de la planta, pese a la aparición de hongos en algunas parcelas.

 

Así, en Salamanca  se ha cosechado en una superficie de 140.350 hectáreas, es decir 5.000 más que hace un año, que han arrojado 520.110 toneladas de producción, por 341.032 de 2015.

 

Pero, y haciendo referencia al refranero rural, 'nunca llueve a gusto de todos' y la cosecha de cereales tiene un punto negativo que viene de la mano de los precios, muy por debajo de lo esperado por los agricultores.

 

De hecho, el año 2016 en trigo y cebada es uno de los peores de la última década en precios, ya que la cotización del trigo se ha iniciado a solo 150 euros por tonelada, mientras que la cebada tiene un valor de 144 euros, cifras que arrojan una media de 147 euros por tonelada.

 

Solo por debajo se encuentran los años 2009 y 2010, con una media de 143 y 141,5 euros por tonelada, respectivamente, mientras que lejos quedan los años en los que en el mes de julio el trigo cotizaba a 205, 206 o 218 euros por tonelada como en los años 2008, 2011 y 2012.

 

Por tanto, el campo salmantino vive los dos lados de la moneda con una cosecha que ha superado las expectativas y un precio que se ha quedado demasiado rezagado. Almacenar es una solución para no 'regalar' el producto, si los agricultores pueden hacer, claro. A veces, la necesidad aprieta...

Noticias relacionadas