El corazón no le vale a un Guijuelo que aleja el play off

El Guijuelo pierde en casa y frente a un rival en descenso una oportunidad de oro para dormir en play off con un planteamiento equivocado del paertido y con dos errores de bulto en solo cuatro minutos. Corazón y coraje no le bastan al Guijuelo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Felipe Ramos; Antonio Moreno, Jonathan Martín, Yeray, Razvan (m. 52 Rigo); Valero (m. 60 Pastor), Javi Moreno, Raúl Ruiz (m. 36 Lambarri), Carlos Rubén; Chuchi y Nierga.

 

CD LEALTAD:  Porrón; Keko (m. 64 Dani), Turégano, Pantiga, Mikel, Piniella, Lombán, Yosu, P. Espina, Villanueva (m. 71 Hedrera) y Pedro (m. 83 Matías).

 

GOLES: 0 - 1 minuto 55, Lombán. 0 - 2 minuto 58, Lombán. 1 - 2 minuto 62, Lambarri.

 

ÁRBITRO: Sánchez Laso (colegio extremeño). Amonestó a Razvan (m. 35), Chuchi (m. 72), Yeray (m. 90 y Rigo (m. 90) por parte del Guijuelo y a Panrtiga (m. 73) y Yosu (m. 90) por parte del CD Lealtad.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 35 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a Guijuelo y Lealtad ante 600 espectadores.

El Guijuelo ha desperdiciado una oportundiad de oro para dar un golpe encima de la mesa y clasificarse para el play off tras perder en casa frente al Lealtad, tirando a la basura muchas de sus opciones. Un mal planteamiento del partido, reconocido por el propio Fernando Estévez, y dos errores en cuatro minutos, privaron al equipo de dormir en puestos de play off y ahora se la jugará aún más a cara de perro.

 

Lambarri volvió a ser el hombre gol del Guijuelo pero no fue suficiente, igual que no lo fueron el corazón y el coraje de los jugadores cuya cara al final del partido delataba la oportunidad perdida. Muchos meses de trabajo para perder una oportunidad de oro... así es el fútbol.

 

El Guijuelo salió al campo con un once con varias novedades ya que Antonio Moreno volvió al lateral derecho desplazando a Jonathan al eje de la zaga (su puesto natural), con Raúl Ruiz por delante y Fran Pastor al banquillo. Cabe destacar que, una vez más, Garban, Jorge Alonso y Gonzalo se quedaron fuera de la lista y sin oportunidad de ayudar al equipo, además de Granados y Ruby.

 

El partido comenzó como se esperaba y sin sorpresas, o lo que es lo mismo, con un Guijuelo que llevaba el mando del juego y que se aproximó por primera vez con claridad al área de Porrón con un remate de Yeray tras incorporación, que se marchó por poco desviado. La pelota seguía en poder de un Guijuelo al que la presión de Lealtad le dificultaba en ocasiones una salids precisa en ataque.

 

Chuchi y Carlos Rubén canalizaban el juego ofensivo del equipo, siempre buscando la oportunidad de penetrar por los costados con Razvan y Raúl Ruiz, pero quizá con imprecisiones porque el rival era muy 'pegajoso'.

 

Pasaban los minutos y el partido se convertía en monótono y eso era peligroso, porque poco a poco los visitantes ganaron metros y tuvieron dos ocasiones en apenas dos minutos (21 y 23). La primera de Espina tras un remate desde la frontal y la segunda tras una falta lateral botada por Turégano y prolongada en el segundo palo para Yosu que se quedó solo ante Felipe Ramos y ante la claridad de la acción, no supo resolver. Y es que, los visitantes habían ganado terreno.

 

En ataque, el Guijuelo se encontraba en muchas ocasiones con buenos centros, pero nadie en el área para poder recpcionarlos y crear ocasiones de gol. En el minuto 28, la solución del partido frente al Marino, Lambarri (en el banquillo), saltó a calentar ante la alarmante falta de presencia del equipo en área.

 

El Guijuelo pasaba por los peores momentos del partido, lleno de imprecisiones y de un Lealtad que había ganado mucho terreno en el campo y al que solo la faltas de puntería arriba le privó de adelantarse en el marcador. Eso y quizá su posición en la tabla...

 

En el minuto 37, Estévez tuvo que recurrir a Lambarri (en lugar de sacarlo en el once titular) parea ganar una presencia más que necesaria en área en detrimento de un Raúl Ruiz que abandonó el campo con un cabreo más que lógico al ser el centro de las iras desde el banquillo. Carlos Rubén pasó al costado derecho con Nierga y Lambarri ganando peso donde se hace daño en el fútbol: dentro del área.

 

Raúl Ruiz abandonó el partido en el minuto 36 muy enfadado (Foto: Alba Villar)

 

Daba la sensación de que el planteamiento de Estévez había tirado a la basura una primera mitad en la que el Guijuelo debió plasmar su superioridad inicial en goles de no ser por la escasez de remate del equipo. Lo mejor, que aún quedaban 45 minutos para sacar adelante un partido que se había complicado con un Guijuelo que al que se le diluyeron las ideas con el paso de los minutos.

 

INICIO DE LOCURA Y ERRORES

 

En la reanudación, el Guijuelo comenzó con mal pie con la lesión de Razvan en el 51 tras una dura entrada de un rival, dando entrada a Rigo y recomponiendo la defensa con Jonathan en el lateral derecho y Moreno en el izquierdo.

 

Además, en solo un minuto, el Guijuelo creó más peligro que en toda la primera mitad con dos acciones del 'Increíble' Nierga que detuvo Porrón para capear el temporal 'verde'. Pero, cosas del fútbol, en un clamoroso error en defensa del Guijuelo, en una contra, el Lealtad, hizo el primero, obra de Lombán, que remató solo en el segundo palo, llevando al equipo los peores presagios. Bueno no, esos estaban aún por llegar.

 

Solo tres minutos después, y de nuevo en otro error de la defensa, Lombán hizo el segundo tras rematar solo (incomprensible) dentro del área, castigando duramente a un equipo que ha perdido sus señas de identidad.

 

Y es por ello que, a falta de fútbol, el Guijuelo tuvo que tirar de casta y coraje para intentar voltear un marcador adverso y lo hizo de la mejor manera posible. Solo cuatro minutos después del segundo gol del Lealtad, Lambarri hizo el 1 - 2 tras aprovechar un error de Porrón para iniciar el camino a la remontada y paliar los errores en el planteamiento inicial del partido.

 

Tocaba apelar a la heroica pero el partido se puso fácil; bronco, con falta de ritmo y con muy poca continuidad en el juego, algo que no beneficiaba en absoluto al Guijuelo. La dureza  del choque lo convertía aún en el más difícil todavía.

 

En el 81, Jonathan tuvo una ocasión de oro para hacer el empate pero su remate solo dentro del área lo detuvo Porrón con una buena intervención, salvando al Lealtad. El Guijuelo le puso corazón y coraje a falta de fútbol, pero no pudo darle la vuelta al marcador pese a que se volcó en la portería de Porrón.

 

La derrota complica, y mucho, la clasificación para el play off tras desaprovechar el pinchazo del Ferrol y poder dormir en play off, desaprovechando una opción de oro para dar un golpe encima de la mesa. Ahora, más heroica que nunca en un choque que quizá se perdió desde el inicio. Que lucharán hasta el final, no lo duda nadie y que pueden conseguirlo, tampoco. 

Noticias relacionadas