El Consultivo celebra su décimo aniversario con la aprobación de 11.500 dictámenes

Sede del Consejo Consultivo en Zamora
El Consejo Consultivo de Castilla y León ha cumplido este lunes sus primeros diez años de existencia, un periodo en el que se ha consolidado como una institución y en el que se han aprobado 11.447 dictámenes desde 2003.



ZAMORA, 6 (EUROPA PRESS)



La institución quedó constituida el 5 de mayo de 2003 tras el nombramiento y toma de posesión de sus miembros e inició su actividad en Valladolid, mientras que el traslado a Zamora se produjo en julio de 2006

Desde el Consultivo han recordado que es el Consejo de composición más reducida de entre los existentes en España aunque proporcionalmente "es el primero en cuanto a actividad y además ha ido asumiendo nuevas competencias".

En estos diez años la institución ha aprobado 332 dictámenes de carácter jurídico-normativo], y desde el año 2010 ha intervenido en supuestos de responsabilidad patrimonial de las Administraciones por importe de 140 millones de euros.

En 2003 tomaron posesión de sus cargos los primeros miembros del Consejo, y quedó configurado en un pleno en que se eligió a su presidenta, María José Salguiero, y más tarde los consejeros Manuel Estella, Javier Fernández Costales, José C. Nalda, Antonio P. Solano y Jesús Quijano, así como por Jesús Besteiro como secretario general.

TRASLADO A ZAMORA Y CRONOLOGÍA

En el año 2006, tras la formalización de un contrato de arrendamiento en Zamora y las necesarias obras de adaptación para el correcto funcionamiento de los servicios, se inició la actividad con total normalidad en Zamora.

Un año después, tras la renuncia de María José Salgueiro como consejera, asumió la presidencia en funciones Manuel Estella, y el 25 de octubre de 2007 en el Pleno del Consejo fue elegido presidente Mario Amilivia, quien tomó posesión del cargo el 7 de noviembre en el transcurso de un acto celebrado en la antigua iglesia de La Encarnación ante el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

En 2009 se cumplió el primer mandato de 6 años de la institución, periodo en el que fue consolidándose como sustituto del Consejo de Estado en el ámbito de la Comunidad Autónoma.

Posteriormente, se redujo de 5 a 3 el número de consejeros electivos y se introdujeron limitaciones en el mandato de los consejeros natos.

A partir de entonces, tal y como han recordado desde la Institución, el Consejo Consultivo ha visto incrementadas sus competencias para poder elaborar, a solicitud de la Junta, estudios, informes, propuestas o dictámenes sobre asuntos relacionados con el cumplimiento y desarrollo del Estatuto de Autonomía.

También, en virtud de la ley, y en la línea del resto de los consejos consultivos del país se estableció una cuantía mínima de 1.000 euros para el dictamen de las reclamaciones de responsabilidad patrimonial que se tramiten por la Junta y por las Administraciones Locales.

No obstante, la institución no ha sido ajena a la larga situación de crisis que le llevó a una reducción del presupuesto y de la plantilla.

El 6 de marzo de 2012 se inició el segundo mandato del Consejo tras la toma de posesión de los consejeros: Mario Amilivia, repitiendo como presidente, e incorporándose el catedrático Fernando Rey y el abogado Ángel Velasco. Asimismo permanece José Nalda como consejero nato.

En 2012 se incrementó el trabajo de la institución con la creación del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León como órgano administrativo competente para el conocimiento y resolución de los recursos especiales en materia de contratación y de las cuestiones de nulidad contractual de acuerdo con la legislación de contratos del sector público y las directivas comunitarias aplicables.

El Tribunal, que aprobó 31 resoluciones durante el año pasado y que ve cómo su trabajo se va incrementando progresivamente, fue adscrito por la mencionada ley al Consejo Consultivo, sin ningún incremento de gasto público, de modo que el presidente, los consejeros electivos y el secretario general son, respectivamente, presidente, vocales y secretario del Tribunal.

En el mes de septiembre del año pasado se produjo el traslado del Consejo a su sede definitiva en Zamora, en la plaza de la Catedral.