El consorcio de Sacyr envía nueva propuesta tras verse "forzado" a parar la obra del Canal

Dice que recoge las "inquietudes" de la Autoridad del Canal y plantea "fondos necesarios para acabar la obra".

El Grupo Unidos por el Canal, liderado por Sacyr, ha enviado una nueva propuesta de acuerdo a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para tratar de lograr una solución negociada a los problemas de las obras de ampliación que, según confirma, se ha visto "forzado" a paralizar. "A la espera de un acuerdo que funcione para la finalización de la obra, se han suspendido los trabajos en el proyecto", informa el consorcio en un comunicado.


No obstante, el grupo de empresas asegura que "continúa con sus esfuerzos para encontrar una solución" y ha enviado a la Autoridad del Canal de Panamá una nueva propuesta de acuerdo que, según detalla, recoge las "inquietudes" de este organismo gestor de la vía y "al tiempo proporciona los fondos necesarios para terminar la obra de construcción del tercer juego de esclusas".

El consorcio considera que "un acuerdo es la única solución que permite la continuación inmediata de las obras y la terminación temprana y más eficiente del proyecto en beneficio de Autoridad del Canal de Panamá".

Las empresas contratistas de la ampliación intentan de esta forma volver a abrir una vía de diálogo con la Autoridad del Canal de Panamá para solucionar el contencioso después de que el pasado martes, 4 de febrero, concluyera sin acuerdo el plazo que las dos partes se dieron para solventar los problemas financieros del proyecto.

Según el consorcio, al término de este plazo del "protocolo de negociación", propuso una nueva prórroga en su "continuo esfuerzo por llegar a una solución".

No obstante, según indica en su comunicado, la ACP "se negó" a la extensión de los plazos de negociación. Asimismo, el grupo de constructoras denuncia que la Autoridad del Canal no ha pagado una factura pendiente de 50 millones de dólares (unos 37 millones de euros), a pesar de que, según indica, "se han eliminado todos los impedimentos existentes para que se realizara el pago".

Además, el consorcio dice que la Autoridad "tampoco ha buscado otra manera para ayudar en la financiación de los costes del proyecto necesarios para pagar a los subcontratistas y los trabajadores".

No obstante, "y a pesar de estas circunstancias", el grupo asegura "seguir buscando un acuerdo de cofinanciación, de conformidad con los contratos y las leyes vigentes como siempre, con el objetivo de una resolución colaborativa e inmediata".

"Un acuerdo es la única solución que permite la continuación inmediata de las obras y la terminación temprana", insisten las empresas.

MÁS DE UN MES DE CONFLICTO

Con este intento de negociación, el consorcio liderado por Sacyr y que completan la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa tratan de solucionar el conflicto que se abrió el pasado 1 de enero cuando avisaron de una posible paralización de las obras en caso de que la Autoridad del Canal no se aviniera a resolver los problemas económicos.

Según el grupo, los trabajos de ampliación del Canal, que arrancaron en julio de 2009, acumulan unos sobrecostes de unos 1.200 millones de euros, que ya han reclamado antes las instancias previstas en el contrato.

No obstante, detalla que la demora de estas instancias en darle respuesta están generando tensiones de liquidez al grupo y dificulta la continuidad de los trabajos.

La construcción del tercer juego de esclusas con que se ampliará el canal presenta actualmente un grado de ejecución del 70% y su actual fecha de puesta en servicio es junio de 2015.