El Consistorio sustituye la red de abastecimiento de la residencia

La Llanada. Trata de eliminar las constantes averías del edificio y cumplir la normativa para centros asistenciales.
MIGUEL CORRAL
Empleados municipales proceden desde hace unos días a la sustitución de la red de abastecimiento por la que se surte de agua la residencia municipal La Llanada, edificio construido hace algo más de dos décadas y que comienza a evidenciar el paso del tiempo.

La ejecución de estas obras viene precedida de la detección de constantes averías en la red, lo que ha motivado la urgencia de esta actuación “para evitar mayores problemas en el futuro”, precisó el alcalde de la localidad, Santiago Hernández. La antigua red metálica de tuberías será sustituida por otra de polipropileno, material que cumple la normativa de la Junta de Castilla y León para este tipo de centros asistenciales y que evita la aparición de enterobacterías. Las obras son financiadas integramente por el Consistorio ribereño y se espera que en breves días estén concluidas.

Otra de las actuaciones que lleva a cabo en estos momentos el Ayuntamiento afecta a las instalaciones del CRA La Ribera, obras presupuestadas en unos 8.000 euros y en cuya financiación participa, además del Consistorio, la Junta de Castilla y León.

Las obras que se están efectuando consisten en la mejora de la red eléctrica y de iluminación del centro. Respecto a esto último se están sustituyendo las luminarias defectuosas por pantallas nuevas de mayor intensidad lumínica a la vez que se están instalando nuevas tomas para el enchufe de equipos informáticos y otros elementos que requieren de suministro eléctrico.

Según explicó a este diario el concejal responsable de Obras del Ayuntamiento, César Manuel Andrés, “era muy necesario porque ya no tenían donde enchufar los nuevos ordenadores y la iluminación era muy deficiente, con muchas lámparas fundidas y pantallas que no funcionaban”, apostilló.

Además, esta actuación afecta a la sustitución del hilo rígido de cobre por otros nuevos de cable, así como a los tubos de plástico corrugado de la instalación original y que están siendo sustituidos por otros de PVC.

Iglesia de Corporario
Por otra parte, en la localidad aneja de Corporario, ante el grave deterioro que presentaba la iglesia parroquial, el Ayuntamiento ha decidido acometer sin ayudas externas varias actuaciones para evitar lo que supondría una pérdida irreparable del patrimonio arquitectónico del municipio. La iglesia de San Juan Bautista es uno de los mejores ejemplos del románico en Las Arribes. El templo original se levantó a mediados del siglo XIII junto al cual se construyó la torre del campanario, también de estilo románico, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando ambas estructuras se unieron para mostrar su actual configuración.

Las obras que realiza el Ayuntamiento consisten en la eliminación de un trozo de lienzo de la pared sur reparada anteriormente con ladrillo y que será levantada de nuevo de piedra. Al mismo tiempo se procede al picado de mortero y rejuntado de piedra, actuación ésta que se trasladará a todo el edificio incluida la torre. Además, se procederá a la eliminación de goteras del tejado que están deteriorando el artesonado interior y a la reparación de los contrafuertes.