El consistorio no cuenta con las universidades para un sistema de apoyo a empresas que ya va por 110.000 euros

El concejal de economía y empleo, Enrique Sánchez-Guijo, y el de Hacienda, Fernando Rodríguez.

El Ayuntamiento gastará 72.400 euros en asesorar cada año a 15 empresas cuando Usal y UPSA cuentan con servicios para ello. Se suman a los 40.000 entregados para ayudar a emprendedores: 110.000 euros para una materia en la que ha fracasado con insistencia.

El Ayuntamiento de Salamanca sigue montando su propio sistema de asesoramiento a empresas en el que ha decidido dar la espalda a las universidades locales, ha 'comprado' fuera lo que puede conseguir aquí y va a gastar una cantidad de dinero considerable, que multiplica lo que costaba su aportación a la ventanilla única o a los viveros de empresa. Todo con tal de sacar adelante la pretensión de Alfonso Fernández Mañueco de organizar desde el consistorio un área, el de apoyo a empresas y emprendedores, en el que ha cosechado sonoros fracasos y para lo que ha dado la espalda a servicios que han demostrado su eficacia.

 

El último movimiento ha sido la decisión de 'comprar' un proyecto de la EOI que servirá para que un máximo de 15 empresas al año reciban asesoramiento para mejorar su desarrollo; su coste será de 72.400 euros que se pagarán a esta entidad, a la que además se proporcionará un local y se pagarán los suministros para que hagan este asesoramiento.

 

La decisión no sólo sirve para 'comprar' sin preguntar un proyecto caro, a razón de casi 5.000 euros por empresa asesora al año. Sino también para dar la espalda por completo a las universidades. Tanto la Universidad de Salamanca como la UPSA cuentan a través de sus organismos y fundaciones de sistema de apoyo a emprendedores y empresarios, una actividad que no se limita a los alumnos de ambas instituciones.

 

 

DE ESPALDA A LAS UNIVERSIDADES SALMANTINAS

 

La Usal, por ejemplo, cuenta con programas y espacios para albergar desde las ideas de los alumnos a las incubadoras donde proyectos de emprendimiento  de profesores y alumnos dan sus primeros pasos, aceleradoras para proyectos ya maduros, asesoramiento de profesores, diversos espacios de colaboración, el parque científico... Donde bien podría tener cabida un servicio de apoyo a empresarios que, además, conseguirían un contacto directo con la comunidad universitaria.

 

Por contra, el equipo de Gobierno se ha decantado por la EOI, esta escuela de negocios que, aunque participada por el gobierno y entidades públicas, funciona como una entidad privada y presta no sólo estos servicios, sino que imparte másteres y formación. Y lo ha hecho, según se ha sabido en la reunión donde se ha dado cuenta del contrato, sin dirigirse a ninguna de las dos universidades para consultar la posibilidad de una colaboración similar con las dos instituciones salmantinas.

 

 

40.000 EUROS A UNA ENTIDAD VINCULADA A NNGG

 

Este gasto se suma a otra polémica decisión, otros 40.000 euros gastados en el servicio de asesoramiento a emprendedores. Este se concedió por el mismo sistema, de manera directa a través de la sociedad municipal de promoción económica, y en similares condiciones: subvención, local y gastos. La circunstancia quiso que se fuera para la Asociación de Jóvenes Empresarios, una entidad en la que hay una importante participación de cargos de Nuevas Generaciones del PP y que tiene entre sus directivos a afínes al partido y también personal que trabajó para los populares en el Ayuntamiento de Salamanca.

 

En total, más de 110.000 euros para una nueva aventura en una materia, la creación de empresas y apoyo a los emprendedores, en la que el Ayuntamiento de Salamanca ha fracasado año tras año. Baste recordar que durante todo 2015 sólo dio de alta tres empresas a través de su punto de gestión. El dato contrasta con el de la Ventanilla Única Empresarial, que tramitó la cifra de 114 empresas a través del sistema común de la administración, que es el que mayoritariamente se usa porque permite dar de alta la empresa; es el PAE con más éxito de Salamanca con diferencia.

 

A pesar de ello, durante años se ha negado a apoyar la ventanilla, a la que se negó a aportar 3.000 euros al año; y a los viveros de empresa, a los que asfixió por no aportar 15.000 al año. Nada comparado con lo que ahora pretende poner.

Noticias relacionadas