El consejero de Educación critica que todavía no se sepa como será la nueva selectividad

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey.

Los alumnos de Bachillerato todavía no saben cómo será la nueva prueba de acceso que tendrán que hacer al finalizar este mismo curso. "No es de recibo que a estas alturas de curso aún no sepamos con exactitud cómo va a ser esa prueba", ha subrayado Rey.

El consejero de Educación de Castilla y León, Fernando Rey, ha señalado este martes que "no es de recibo que, a estas alturas, aún no se sepa con exactitud" cómo va a ser la evaluación final de Bachillerato de la LOMCE, que sustituirá este curso a la Selectividad en junio de 2017. Así lo ha subrayado el responsable de Educación de esta comunidad autónoma, durante la presentación del curso escolar 2016-2017, ante la falta del reglamento que debe aprobar el Ministerio de Educación sobre las características concretas de esta prueba, que si bien no será necesaria para obtener el título de Bachillerato, sí lo será para acceder a la Universidad.

 

"No es de recibo que a estas alturas de curso aún no sepamos con exactitud cómo va a ser esa prueba", ha subrayado Rey, para añadir que trabaja con las cuatro universidades públicas de Castilla y León para que la prueba que sustituye a la PAU sea lo más semejante posible a la realizada en las dos últimas convocatorias.

 

Sobre la polémica por la entrada en vigor este curso de las evaluaciones de ESO y de Bachillerato, el consejero castellanoleonés ha mostrado su deseo de que ésta "pierda intensidad" y ha subrayado que "la excesiva ideología no contribuye en nada al sosiego y estabilidad que necesita el sistema educativo". También ha recordado que ninguna de las dos 'reválidas' son obligatorias este curso para la obtención del título de la etapa. "En un sistema universal de enseñanza, el gran desafío de la educación obligatoria es cómo no dejar a ningún alumno atrás", ha defendido en relación a la prueba de Secundaria, cuya incidencia en la calidad de la educación "está en discusión".

 

En relación a las evaluaciones de 3º y 6º de Primaria, orientadoras y sin efectos académicos, en caso de no haber cambios normativos se mantendrán "en condiciones semejantes" a las del pasado curso por su "utilidad" --"no se ha retado seriamente su validez"-- a la hora de medir el nivel de los estudiantes.