El Congreso 'se aprieta el cinturón' y se gasta dos millones en el contrato de sus restaurantes

El león del Congreso

Ha formalizado el nuevo contrato de gestión de sus restaurantes con el grupo Eurest por un importe de 1,95 millones de euros, lo que supone un ahorro del 20 por ciento respecto al presupuesto máximo de licitación, que ascendía a 2,4 millones.

La empresa de matriz inglesa, que arrebató la gestión al Grupo Cantoblanco, propiedad del presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, ya ha desembarcado en el Palacio de las Cortes y ofrece sus servicios desde principios de este mes. El contrato es por dos años, prorrogables por otros dos.

EL MENÚ, MÁS CARO

La nueva adjudicataria, que también gestiona el restaurante del Parlamento catalán y de los hospitales públicos vascos, ha optado por subir el precio del menú diario que se ofrece en los dos autoservicios que hay en el Congreso y que utiliza fundamentalmente el personal que trabaja en la Cámara. Antes costaba 8,78 y ahora ha pasado a 9 euros.

Lo que no ha variado es el precio del alcohol de alta graduación, pese a que el Congreso había dejado manos libres a la empresa concesionaria tras la polémica por el precio de 'gin-tonics' que se servían en la Cámara.

Las bebidas espirituosas formaban parte de la carta de precios tasados, por lo que eran más baratas que en el 'mercado libre', y el revuelo que se creó el año pasado llevó al Congreso a modificar las condiciones del contrato en este punto dando libertad a la empresa adjudicataria para fijar el precio de los combinados. Eurest ha optado por mantenerlos como estaban.

VENCIÓ A OTRAS CINCO ASPIRANTES

Eurorest resultó ganadora en el concurso en el que venció a otros cinco aspirantes, entre ellos el Grupo Cantoblanco, que llevaba 22 años sirviendo comidas en la Carrera de San Jerónimo.

La nueva empresa, pertenece a Compass Group y se ha hecho recientemente con los restaurantes de varios centros de trabajo de Madrid, como la sede de Repsol y la del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), adscrito al Ministerio de Economía. Según detalla en su página web, se dedica a la restauración desde hace 45 años y emplea de forma directa en España a más de 14.000 personas sirviendo 57 millones de comidas al año.