El Congreso prepara para el 3 y 4 de diciembre una nueva edición de Puertas Abiertas tras meses de cordón policial

Furgonetas De Policía En El Congreso
Tras casi medio año protegido por vallas dobles y furgones policiales, el Congreso está preparando para los próximos días 3 y 4 de diciembre sus decimoséptimas Jornadas de Puertas Abiertas, las primeras con Jesús Posada como presidente de la Cámara, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.
MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Tras casi medio año protegido por vallas dobles y furgones policiales, el Congreso está preparando para los próximos días 3 y 4 de diciembre sus decimoséptimas Jornadas de Puertas Abiertas, las primeras con Jesús Posada como presidente de la Cámara, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Esta iniciativa se puso en marcha en 1997 como fórmula para acercar la institución a la ciudadanía pero, 15 años después de aquella primera edición organizada por Federico Trillo, ahora se va a desarrollar tras meses de un 'cerco' policial destinado a proteger la sede parlamentaria de los ciudadanos que se manifiestan desde hace más de un año.

Los cordones policiales alrededor del Congreso comenzaron tras el nacimiento del Movimiento 15M, en mayo de 2011, cuando grupos de manifestantes empezaron a acercarse a protestar ante la Cámara Baja. Durante más un año, cada vez que había una marcha convocada cerca del Congreso, se desplegaba el dispositivo correspondiente con furgones y vallas azules como las que se utilizan, por ejemplo, para señalizar una obra.

Sin embargo, desde el pasado mes de julio, cuando el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, anunció la supresión de la paga extra a los funcionarios, la subida del IVA y el recorte en la prestación por desempleo, el Ministerio del Interior decidió aumentar el blindaje de la institución, con la colocación de más vallas y más altas, furgones en todas las calles adyacentes y, en ocasiones, restricciones a la circulación de vehículos y peatones.

Este amplio dispositivo fue criticado por la mayoría de grupos de la oposición, especialmente en los meses de verano, pero las vallas y los furgones se han mantenido hasta la actualidad. Sin embargo, esta situación no va a impedir que la Cámara organice, un año más, sus Jornadas de Puertas Abiertas, que esta vez coincidirán con el 34 aniversario de la Constitución.

IDENTIFICADOS Y VIGILADOS

Según han informado a Europa Press en fuentes parlamentarias, ningún grupo ha planteado la conveniencia de suprimir las Puertas Abiertas por motivos de seguridad, con lo que esta semana la Mesa del Congreso ha decidido convocarlas para los días 3 y 4 de diciembre.

Desde el órgano de gobierno de la Cámara apuntan que todos los ciudadanos que entran esos días en el Congreso lo hacen previa identificación y que todo el recorrido está vigilado, con lo que, de producirse algún incidente, sus autores serían inmediatamente desalojados o, en su caso, retenido.

De hecho, esta celebración no ha estado exenta de incidentes en el pasado. En la edición de 2006 un individuo fue detenido tras colocar en el escaño del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, una fotografía del concejal del PP asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco y unas rosas blancas manchadas de rojo y decir a gritos "dignidad" y "libertad"

ENTRE SEMANA Y CON OBRAS

Si el dispositivo policial se mantiene, el próximo mes de diciembre, cuando los ciudadanos hagan cola para entrar en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, se encontrarán con otro obstáculo: los andamios que se van a poner para poder realizar las obras que el Congreso tiene programas a partir del mes de noviembre y que afectarán a la iluminación de la fachada principal y las cubiertas del edificio.

Otra novedad de la decimoséptima edición de las Jornadas de Puertas Abiertas será que en esta ocasión tendrán lugar entre semana y no en viernes y sábado como en años anteriores. La Cámara recibirá a los ciudadanos el lunes y el martes previos al 6 de diciembre, Día de la Constitución e inicio del puente que concluirá el día nueve, festividad de la Inmaculada. Al no celebrarse en sábado, la Cámara no tendrá que abonar 'extras' al personal.