El conejo aguanta en 1,50 euros por el elevado coste del pienso

Descenso del precio. Los cunicultores de la provincia reciben 0,12 euros menos por el producto que hace tres semanas, pero no cae hasta los límites habituales de otros años, hasta 1,40 euros por kilo
chema díez
El sector del conejo en la provincia de Salamanca mantiene un valor más elevado del producto que otros años debido al elevado coste que ocasiona el pienso en la actualidad y se sitúa en 1,50 euros por kilogramo, por los 1,40 en los que se situó los últimos años.

De este modo, los profesionales desconocen cuánto tiempo aguantará este valor en el mercado y todo dependerá en gran medida de la evolución del precio del pienso, que todo apunta a que seguirá siendo alcista en próximas fechas. En estos momentos, los profesionales pagan una media de 270 euros por cada tonelada de pienso.

El consumo y las ventas se mantienen en niveles similares a otros años y en muchos de los mataderos existe mucho producto congelado al que hay que darle salida en el mercado, “porque la gente prefiere a lo mejor comer tostón y lechazo en detrimento del conejo”, asegura Juan Mari Blanco, cunicultor de Aldeadávila de la Ribera.

Ante esta situación, los ganaderos se las ingenian para poder ahorrar gastos de otro lado, tales como el descenso del uso de la calefacción y establecerla en 16 en lugar de en 18 grados o reducir también el consumo de luz en cada una de las explotaciones.

Incógnita de las ayudas
Además de todo lo vivido en la actualidad y en contra de lo que pueda parecer, los profesionales optan por aumentar la producción aunque su valor sea menor en el mercado, “porque hay que seguir apostando por el producto y hacer un esfuerzo extra si se quiere ser competitivo”, afirma Blanco.

Y las ayudas siguen siendo otro de los puntos clave para el sector; ya el año pasado la Administración las suprimió para sorpresa de los profesionales las subvenciones, y en la actualidad se mantienen a la espera de conocer qué es lo que pasará porque el plazo de las solicitudes para modernización y ampliación de las explotaciones comienza el próximo mes de marzo. La subvención cubre entre un 40 y un 50 por ciento de los planes de mejora y muchos se han quedado sin poder cubrir la inversión prevista.

Así, y ante esta situación, los cunicultores deben apelar a la publicidad y a la promoción del sector en los diferentes medios para que aumente el consumo de este tipo de carne en detrimento de otras.

No obstante, el sector sigue contando con los habituales dientes de sierra que le hacen vivir en una continua estabilidad y en una crisis de la que será difícil recuperarse.

No hay que olvidar que en el pasado otoño, el sector de la cunicultura en el ámbito nacional protestó por la mala situación y el bajo precio de la época con un desequilibrio de la oferta y de la demanda.

Ante esta situación, los profesionales esperan que el año 2011 se presente con menos desequilibrios que hasta el momento y las ventas recuperen los niveles deseados con una crisis económica que azota a todos los sectores.