"El concepto de pobreza no es el mismo; en África, la gente se muere de hambre"

Intermón Oxfam, Save the children, One y otras asociaciones se unen para lucha contra el problema de la pobreza

"El concepto de pobreza que entendemos en España no es el mismo que en África, porque pese a todas las dificultades que estemos pasando aquí, en esa zona del mundo, cada día mueren muchas personas de hambre". Así se expresó Ricardo Hernández, responsable de campaña de Intermón Oxfam, que tiene como lema, 'Nunca más, acabemos con el hambre extrema'.

Para concienciar al resto de la población, desde Intermón Oxfam en Salamanca, y otras organizaciones como Save the Children o One, los responsables de las mismas han iniciado una recogida de firmas para presentar al gobierno su plan de medidas de ayuda a estos países subdesarrollados. En Salamanca, un grupo de voluntarios ha recogido firmas en la plaza del Liceo, aunque no es tarea fácil. "La gente nos contesta que ya lo están pasando aquí muy mal y que la economía se ha roto, pero creemos que el problema no tiene ni punto de comparación pese a que a cada uno le duela lo suyo. En tiempos de crisis, es más complicado concienciar a la gente", señaló Ricardo Hernández.

Ésta es solo una de las actividades que van a realizar próximamente, proque ya tienen previstas dos nuevas actuaciones en el campus Miguel de Unanumo y en la zona de la facultad de Historia, con el objetivo de frenar una lacra que mata cada día a muchas personas.

Trece millones de personas, lo que equivaldría aproximadamente a un tercio de la población española, están sufriendo la peor crisis alimentaria del siglo XXI. La situación de hambre extrema en Cuerno de África era una crisis anunciada que se podría haber evitado.

Y a pesar de ello, la situación se agrava día a día e incluso podría empeorar si los países donantes no actúan con rapidez. "Ahora tenemos la oportunidad de prevenir una crisis alimentaria en el Sahel, donde conviven algunos de los países más pobres del mundo, como Mauritania, Níger, Burkina Faso, Mali o Chad. La escasez de precipitaciones y de los niveles de agua, las malas cosechas y la falta de pastos, los precios de los alimentos y la disminución de las remesas de los emigrantes están causando serios problemas en la región. En 2010, esta zona ya sufrió una grave crisis alimentaria, que afectó a más de 10 millones de personas, de la que todavía se está recuperando", señalan desde la organización.