El comercio pide la supresión del nuevo “tasazo” propuesto por el Ayuntamiento de Salamanca

(Foto: Alba Mato)

AESCO se posiciona en contra de la creación de una nueva tasa encubierta de más de 500 euros por metro cuadrado o fracción de ocupación de vía pública que dará “la puntilla para muchos establecimientos”.

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio, AESCO, ha mostrado su rotunda oposición a la modificación de una Ordenanza Municipal en la que se incorpora una tasa de utilización y ocupación privada o aprovechamiento del subsuelo, suelo y vuelo de la vía pública a partir del 2014 y que afectará directamente al sector comercio perjudicando la viabilidad de gran parte de los negocios.

 

En la reunión mantenida el lunes, 22 de junio, por el Consejo de Consumo en el Ayuntamiento de Salamanca, el representante de AESCO ha rechazado la modificación propuesta por el Equipo de Gobierno municipal encabezado por Alfonso Fernández Mañueco y que grabará por metro cuadrado o fracción en más de 500 euros anuales a comercios y establecimientos análogos. Si se aprueba esta redacción, significaría que cualquier elemento proyectado de los negocios (como carteles publicitarios o monolitos) tendrán que pagar como mínimo esa cantidad,  si no quieren verse privados de un elemento publicitario clave y de uso habitual por los comercios.

 

Los representantes de Comercio se han visto sorprendidos al estudiar la propuesta de ordenanzas fiscales para 2014, dado que el Alcalde de Salamanca ha declarado en los últimos días “que el Gobierno municipal del Ayuntamiento de Salamanca cumplirá el compromiso de no subir los impuestos más allá del IPC”. De aprobarse finalmente se demostraría un fin exclusivamente recaudatorio y una falta de transparencia que daría la “puntilla” a un sector que no atraviesa sus mejores momentos.

 

 

La patronal del comercio considera que la creación de un tributo tan alarmante requiere mayor rigor, consenso y transparencia. Según el borrador de las Ordenanzas Fiscales para 2014, esta nueva tasa está tan poco definida que podría considerarse un “cheque en blanco” al no precisar los elementos por los que habría que pagar dicha tasa. La indefinición de la nueva tasa podría causar una situación de arbitrariedad, discrecionalidad e inseguridad jurídica castigando, una vez más, a los empresarios

 

Tras la intervención de los representantes empresariales en el Consejo de Consumo, y ante el apoyo de todos los asistentes, el concejal se ha comprometido a concretar antes del jueves la verdadera naturaleza del hecho imponible y la repercusión económica de su propuesta.

 

Los comerciantes piden coherencia y racionalidad en las inversiones que ya ha anunciado el Ayuntamiento de Salamanca, como el anticipo millonario para el Parque Empresarial de las Malotas, puesto que estas inversiones se sufragan con ingresos que provienen de la recaudación a los empresarios establecidos en Salamanca a quienes se asfixia con tantos impuestos.

Noticias relacionadas