El colegio de Armenteros, más vivo que nunca

Colegio Inmacualda de Armenteros

El colegio La Inmaculada de Armenteros (Salamanca), conocido por ser internado además de centro educativo, invita a realizar las matrículas para el año próximo a todos aquellos padres que no dispongan del tiempo sufuciente para dedicarle a sus hijos.

Hablar de Armenteros es hablar del Colegio Inmaculada, un centro por el que han pasado más de 35.000 alumnos de todo el mundo, cuenta su actual director, Blas Rodríguez, conocido por ser el párroco de Fuenterroble de Salvatierra y el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago - Vía de la Plata (Acasan).

 

El centro educativo de Armenteros "sigue abierto", recalca Rodríguez, "hay gente que cree que no porque desde que murió su antiguo párroco se piensa que ha cerrado y no es así". Este centro es una "puerta a la esperanza para mucha gente necesitada". Y con futuro, porque sigue siendo un medio necesario "para la sociedad en la que vivimos y estamos dispuestos a seguir prestando servicio, más aun en el mundo rural donde cada vez hay menos internados, por no decir ninguno ofreciendo lo que nosotros ofrecemos". 

 

De hecho hoy en día cuenta con un grupo de 65 alumnos (que van desde Infantil hasta 1º y 2º de la ESO) de España y de otras nacionalidades como Guinea, República Dominicana, Honduras, Panamá, entre otros... Además, su equipo directivo está formado por voluntarios, algunos de ellos profesores que llevaban muchos años en el colegio y otras personas que ahora se encargan de la cocina, el comedor, el mantenimiento y otros servicios.

 

Por otro lado hay que señalar que en este centro los niños reciben acompañamiento en el estudio y también durante todo el tiempo que habitan en la residencia, donde realizan actividades deportivas, lúdicas, culturales, salidas, marchas, trabajos de limpieza y todas las actividades propias de un internado. Pero lo más importante es que cuentan con un "ámbito positivo y adecuado para que los alumnos puedan convivir, compartir y madurar en los en valores como solidaridad y respeto y otros valores necesarios para su desarrollo personal en todos los ámbitos de la vida.

 

ESPACIO NATURAL PRIVILEGIADO

 

Las ventajas de un centro como el de Armenteros es que es un espacio natural privilegiado totalmente aislado del mundo, donde "si o si" se estudia o se practica deporte. Por ello, como recuerda Blas Rodríguez, "es un espacio extraordinario para las familias que no pueden atender a sus hijos como desean".

 

Y para dar a conocer las instalaciones, Blas Rodríguez anima hacer un recorrido por el recinto en el que a todo aquel que lo desee se le explicará cómo será el curso... Sin duda un lugar donde "crecer como persona a través del enriquecimiento cultural".