El coche ha llegado hasta las escaleras del interior y casi atropella a una empleada de la limpieza

El coche que se ha empotrado contra la sede del PP en la calle Génova, en Madrid, ha llegado hasta las escaleras del interior y casi se lleva por delante a una empleada de la limpieza que estaba trabajando desde primera hora.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha explicado en declaraciones a esRadio, recogidas por Europa Press, que el coche ha llegado hasta la escalera por la que se accede a la primera planta, donde está su despacho, y al lado del acceso a la sala de prensa.

 

"Al parecer, una de las empleadas de la limpieza que estaba dentro de la sede ha estado a punto de ser atropellada porque iba a una velocidad increíble, ha entrado hasta las escaleras", ha subrayado Aguirre, quien ha indicado que la trabajadora está "bien" pero se "ha llevado un susto horroroso".

 

Aunque no ha habido ningún herido, la cristalera de la entrada está destrozada y los Tedax trabajan todavía en el lugar porque el detenido, un empresario "que parece que ha perdido todos sus bienes y está arruinado", ha dicho a la Policía que tenía dos sacos con un detonador que podía explotar en una hora, ha dicho Aguirre.

 

Los trabajadores de Génova todavía no pueden acercarse hasta la sede. De hecho, Aguirre ha explicado como anécdota que tiene una reunión a las 10 horas y que, tras lo sucedido, no puede ir, y que le es imposible anularla porque la base de datos está en el PP y el gerente no puede acceder.

 

Aguirre ha explicado que ha hablado con la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que le ha dicho que nadie puede acercarse hasta la sede. "Aunque fuera yo tampoco me dejarían entrar", dice Aguirre que le ha señalado la delegada de Gobierno.

 

Además, la línea 5 y 10 no para en la estación de Alonso Martínez.