El Club Zarza y la Escuela de Judo Doryoku celebran su tradicional concentración urbana

El evento ha cumplido su decimosegunda edición.

El Club Zarza y la Escuela de Judo Doryoku han celebrado su ya tradicional concentración urbana, que ha alcanzado su decimosegunda edición. Ambos clubes confían en el "mucho más que judo" para enganchar a los jóvenes judokas en hábitos deportivos basados en la amistad y en el compañerismo. Nada menos que 86 judokas se reunieron en las instalaciones del Gimnasio Zarza para celebrar un entrenamiento de Judo. Posteriormente, y después de cenar en sus casas, regresaron de nuevo a las instalaciones para celebrar juegos y actividades. 



Conocieron a nuevos amigos y estrecharon vínculos con los que ya lo eran en una actividad que no olvidarán nunca. Saco de dormir, risas y batallas por la noche en el tatami en el que previamente habían entrenado. Los entrenadores del Club les sirvieron el desayuno en las propias instalaciones gracias a la colaboración de la Churrería "Salamanca", que participó desinteresadamente.



En febrero se realizarán dos ediciones más, ya que en esta ocasión solo estuvieron presentes benjamines y alevines. El 8 de febrero será el turno de los prebenjamines, y el 22 se celebrará la primera Urban Master Weekend (#UMW22F) con la presencia de infantiles, cadetes y junior. Una apuesta muy fuerte por el "deporte&salud" en todas las etapas de ambos clubes.



El equipo de entrenadores y monitores encabezado por Fernando Díaz estuvo formado por Ricardo Martín, Francisco Ramos, Manuel Santabrígida, Sergio Arroyo, Guillermo Santabrígida y Alberto Prieto.