El club náutico de Pelayos 'naufraga' tras recibir 500.000 euros de ayudas europeas

El proyecto, impulsado por el alcalde de Pelayos, está cerrado menos de diez años después de haber percibido 250.000 euros para el club y otros 250.000 para el espacio multiaventura. El Ayuntamiento se lo quita de encima y tratará de cederlo a la gestión privada.

"Otro gran proyecto de dinamización social del territorio ¡UN CLUB NAÚTICO EN EL PANTANO DE SANTA TERESA!, abastecimiento, riego, electricidad… y ocio ¡SUMAMOS OPORTUNIDADES!". Así se presentaba el club náutico de Pelayos en la memoria de justificación del programa de fondos europeos que hace una década le permitió conseguir la financiación para un proyecto que, a día de hoy, está cerrado a cal y canto. Tras meses sumido en una inactividad casi total, busca ahora su futuro en la explotación por parte de una empresa externa al Ayuntamiento de Pelayos. Sin embargo, son muchas las dudas que se ciernen sobre una iniciativa que ha percibido, al menos, 500.000 euros en subvenciones.

 

Pelayos es una pequeña localidad de la provincia de Salamanca que se empeñó hace unos años en tener un club náutico. A pesar de que está a casi 400 kilómetros de la costa más cercana, tiene otra orilla, la que le brinda el pantano de Santa Teresa, uno de los mayores de la cuenca del Duero. Son 1.853 kilómetros cuadrados, 496 millones de metros cúbicos de agua... y 100 kilómetros de costa dulce que dan para un uso recreativo y turístico, a pesar de la minoritaria afición por la vela y los deportes náuticos en una provincia 'de secano'. 

 

 

EL CLUB NÁUTICO

 

Con alrededor de 100 habitantes y un presupuesto escaso, hace una década el alcalde del municipio, Benigno López (PP) se empeña en el proyecto de un club náutico alentado por el habitual  uso del pantano por algunos aficionados. La instalación se vendió como una gran iniciativa en su día en la prensa local y provincial generando grandes expectativas, y la inversión salió adelante con una importante inyección de fondos europeos. Sin embargo, a día de hoy la inversión parece no haberse producido nunca: no 'luce' por ningún lado el medio millón de euros de subvenciones públicas que consiguió.

 

El centro está cerrado a cal y canto. Así se lo ha encontrado TRIBUNA en la visitas que ha hecho en los meses de septiembre y octubre a raíz de una denuncia de antiguos usuarios sobre el abandono y desmantelamiento de las instalaciones. El propio club y el espacio multiaventura construido posteriormente están cerrados a pesar de que son de titularidad municipal. El alcalde explica en primera instancia que a partir de septiembre el club nunca ha tenido actividad, pero después añade que esa inactividad se debe a que se está preparando para cederlo a una empresa, para acabar diciendo que no será cesión, sino se abrirá un concurso para conceder la explotación. Sin embargo, ha estado todo el verado sin actividad (así se ha comprobado en las visitas realizadas) salvo excursiones esporádicas, cuando su temporada abarca hasta octubre, y el movimiento ha sido siempre escaso.

 

Así lo parece cuando visitamos la zona. No hay cartel con el horario ni con información sobre la temporada de apertura, ni del club ni del multiaventura; sólo abren cuando hay alguna excursión o actividad concertada. Las llaves las tiene el Ayuntamiento. "No es que sea un club exactamente", reconoce el alcalde en conversación telefónica con este medio. Desde luego, sería difícil tener socios de una instalación cerrada. Por supuesto, no fue así como se vendió el proyecto para conseguir fondos europeos.

 

 

FONDOS EUROPEOS

 

El club náutico y el multiaventura consiguieron a través de Adrecag sendas subvenciones de 250.000 euros de los programas PRODERCAL y LEADERCAL, desarrollados en los períodos 2000-2006 y 2007-2013; en total, 500.000 euros. El alcalde ha corroborado ambas subvenciones. La inversión total era de 369.460,64 euros para el club y la escuela náutica y de 414.779,71 euros para el edificio multiusos y zona recreativa. Consiguieron, por tanto, cubrir una parte importante del proyecto con financiación europea. Pero, ¿dónde ha ido el dinero?

 

Una barca, una rampa y los restos de una pequeña instalación en la orilla, como parte del club; y una instalación multiaventura al lado. Esto es todo lo que se ve desde fuera. Está claro que hace mucho que no hay actividad. "Está todo en condiciones para llegar y funcionar", dice el alcalde que reconoce que el club en sí carece de equipamiento a pesar de que recibió fondos como escuela náutica y del tamaño de su gran nave. "No está como cuando estaba en actividad", admite. El equipamiento era de la parte del multiaventura, que también recibió una fuerte inyección económica y que tiene todo inventariado, según el alcalde. Esta instalación anexa se gestionaba externamente a pesar de ser municipal. "Está todo claro", insiste el alcalde.

 

 

SIN SOCIOS

 

El importante caudal de fondos comunitarios debió facilitar su funcionamiento durante años, y el hecho de que ahora esté cerrado despierta dudas sobre la gestión que se ha hecho. El alcalde defiende que ya no puede gestionarlo directamente por las limitaciones del techo de gasto para los ayuntamientos y que intentó cederlo a los socios... socios que reconoce ahora mismo ya no tiene porque se quiere dar a la futura concesionaria sin cargas. También asegura que no gastó un euro del presupuesto del Ayuntamiento para mantener el club. Sin socios ni presupuesto, ¿cómo ha funcionado? Según López, con las actividades del centro multiaventura... gestionado por un particular del que no da el nombre.

 

La gestión del club y del multiaventura aparecen mezcladas, igual que la imputación del equipamiento de uno y otro... que no está visible, pero que el alcalde se ofrece a enseñar. No está claro quién ha llevado una y otra cosa, si es que son entes separados: de hecho, uno acabó tirando del otro y todo acaba en el misterioso particular ya citado. Una situación demasiado nebulosa que no permite atisbar el futuro de uno de esos proyectos que cimentan la leyenda negra de los fondos europeos, un 'maná' que ha pagado muchos sueños difíciles de explicar.