El clan de los Ríos se enfrenta a 45 años de cárcel por narcotráfico

Audiencia Provincial. El fiscal pide desde nueve años para cada uno de los cinco detenidos en Alba de Tormes en 2009. Redada. La operación Xiphos interceptó dos kilos de coca y 216.000 euros en efectivo
e. s. c.

El clan de los Ríos comienza a enfrentarse a la Justicia. La Audiencia Provincial acoge desde esta mañana el juicio que hasta el viernes se seguirá contra cinco integrantes de uno de los grupos con más peso en el mercado de la droga en Salamanca y para los que el fiscal pide un total de 45 años de cárcel (nueve para cada uno) por un delito de narcotráfico. Los hechos se remontan a abril de 2009, cuando la operación Xiphos, desarrollada en Alba de Tormes y en el barrio de Los Alambres de la capital salmantina, se saldaba con cinco detenidos y dos kilos de cocaína, que podrían ser hasta seis tras ser ‘cortada’ con otras sustancias, con un valor de hasta 360.000 euros. Además, la Guardia Civil se incautó de numerosas armas de fuego, navajas, katanas y hasta 216.000 euros en efectivo encontrados en el registro de la vivienda del clan. Con este montante pagarían la primera entrega del alijo, y es la mayor cantidad de dinero ilegal requisado en Salamanca.

Las investigaciones se iniciaron en el mes de diciembre de 2008. La cocaína requisada procedía de Madrid y fue trasladada inicialmente a Toledo para comprobar las características de la droga. El 31 de marzo, la organización consigue dos kilos de cocaína, preparándose el transporte a Salamanca desde Alcaudete de la Jara (Toledo). El 1 de abril de 2009 se transporta en dos vehículos, uno con la carga y por delante, una lanzadera abriendo camino. Después de pasar por Piedrahíta llegan a Alba de Tormes. Allí es donde se deberían reunir ambos vehículos para determinar la forma de entrada en Salamanca y la fecha y procedimiento para descargar la mercancía. Parte del equipo de seguimiento verifica la entrada de los ocupantes de la lanzadera en el bar Puerta del Río, manteniendo su vigilancia. A los cinco minutos llega el vehículo cargado, controlado por un segundo equipo antidroga, momento en el cual se decide detener de manera simultánea a los tres individuos. Para la detención del segundo vehículo fue necesario hacer uso de la fuerza, al encontrar resistencia en un primer momento, por parte de B. R. M., accediendo al interior del coche por la ventanilla del acompañante, tras romperla. Es en este vehículo donde se incauta la cocaína. Acto seguido se prepara la entrada y registro en los domicilios de M. R. G. y J. L.R. G., destinatarios finales de la droga, con el objetivo de incautar el dinero con el que la organización se financia. La intervención en los domicilios se realiza en el barrio de Los Alambres, donde también es detenido el hijo de Amancio García Carro por atentado a la autoridad.