El cierre de Würzburg destapa las deficiencias de infraestructuras deportivas en Salamanca

Pabellón Julián Sánchez 'El Charro' (izda.) y Alamedilla (dcha.)

Seis equipos de la cantera del CB Avenida y CB Tormes, además de sus equipos seniors, han sido desplazados por la legionella detectada en Würzburg.

El pabellón de Würzburg se cerró a mediodía de ayer 30 de diciembre de manera preventiva e inmediata tras la detección de legionella en uno de los vestuarios de la instalación deportiva. Este hecho ha provocado la inmediata renovación de la red de distribución de agua para evitar que se produzcan peligros en el futuro y que mantendrá cerrado el pabellón durante el mes de enero.

 

Por esta razón, todos los equipos que entrenan y juegan en esta instalación municipal han visto cómo se les reubicará en otros pabellones para continuar con su habitual plan de trabajo. Sin embargo, los movimientos están muy limitados, ya que con el cierre de Würzburg han vuelto a salir a la luz una vez más falta de recintos en Salamanca con unas mínimas condiciones.

 

Así, tan solo La Alamedilla cuenta con parquet en su suelo -dejando a un lado Würzburg-, pero está tan deteriorado por los años sin mantenimiento que hace imposible que allí juegue ningún equipo profesional. En la actualidad es utilizado para el fútbol sala. Otros pabellones como el más nuevo Julián Sánchez el Charro o el Río Tormes cuentan con suelo de goma y gradas muy pequeñas.

 

De este modo, el Ayuntamiento ha tenido que 'tirar' del Multiusos Sánchez Paraíso para que jueguen sus partidos tanto Avenida como Aquimisa Laboratorios. El Multiusos, sin embargo, tiene la actuación de los Cantajuegos cerrada para este domingo día 4 a partir de las 18 horas, por lo que no será hasta el lunes cuando puedan comenzar a montar la instalación deportiva en la zona de conciertos del Multiusos.

 

El nuevo recinto 'baloncestístico' tiene un mes de plazo sin actuaciones contratadas para poder dejar la cancha de parquet colocada de forma constante. Así, tal y como ha confirmado a este diario José Gabriel del Río, director técnico del Multiusos Sánchez Paraíso, "en 24 horas podemos tenerlo todo montado", ya que es obligatorio para la FIBA que los equipos entrenen el día anterior en el lugar del partido. En esta ocasión, el primer choque que deberá jugarse lejos de Würzburg es el encuentro de Euroliga femenina entre Avenida y Famila Schio, el miércoles día 7 a las 20.30 horas.

 

Las canastas que se utilizarán en el Multiusos serán las de Würzburg -de hecho, esas canastas son las que estaban antes en este lugar y que este año, a petición de Avenida se trasladaron de pabellón-. Por otro lado, la empresa que gestiona el Multiusos cuenta con un parquet oficial almacenado, por lo que la colocación de la tarima será rápida.

 

Sin embargo, los problemas no terminan en Perfumerías Avenida, ya que en Würzburg también juegan y entrenan otros equipos como Aquimisa Laboratorios, que suele tener en torno a 1.000 espectadores en sus partidos, y hasta seis equipos de base del CB Avenida y el CB Tormes.

 

Aquimisa Laboratorios, de momento, tendrá que comenzar a entrenar en el pabellón Julián Sánchez el Charro el próximo día 2, viernes, fecha en la que tenía previsto volver a los entrenamientos. El conjunto dirigido por Óscar Núñez juega en casa su primer choque el día 10 sábado a las 18.30 horas y lo hará en el Multiusos Sánchez Paraíso.

 

Por último, el equipo júnior de Avenida, que compite el día 11, se ejercitará seguramente en el pabellón de Salesianos, mientras que el júnior, cadete A, cadete B, infantil A e infantil B del CB Tormes, que debían entrenar esta semana en Würzburg, aún no tenían ubicación segura para comenzar sus entrenamientos.

Noticias relacionadas