El 'chantaje' de Mañueco: una rectificación a cambio de un nombramiento que no puede negar

El alcalde 'torpedea' la posibilidad de que Ganemos Salamanca pueda disponer del asesor que tiene reconocido en el reglamento, y lo hace con una fórmula insólita: quiere una rectificación de una postura política adoptada en el pleno a cambio de dar de paso el nombramiento.

EL VÍDEO DEL PLENO, DESAPARECIDO

 

El vídeo del pleno del 31 de julio, en el que se produjeron las afirmaciones que el alcalde recrimina en su escrito a Ganemos, no está entre los que se pueden consultar en la web municipal. Al menos, en la tarde de este martes no se podía encontrar en el apartado de la web municipal donde están archivados todos.

Cambiar una postura política a cambio de un trámite que no puede negar. Esta es la disyuntiva que, en un escrito con su firma, plantea el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, al grupo municipal Ganemos Salamanca. Una situación con la que está 'torpedeando' la incorporación de un segundo asesor, un derecho que el reglamento orgánico del Ayuntamiento de Salamanca reconoce a todos los grupos políticos, y que desde el grupo entienden como una táctica de acoso y están dispuestos a llevarlo a los tribunales.

 

Según el escrito que les ha hecho llegar, el alcalde plantea a Ganemos Salamanca que, directamente, rectifique unas manifestaciones hechas en el pleno del día 31 de julio, o que, de lo contrario, se entenderá como no presentado un escrito para que el alcalde refrende el nombramiento de una asesora que, por reglamento, corresponde a este grupo municipal.

 

Para ello, el alcalde está demorando, como ha denunciado el grupo, la firma del decreto de nombramiento con la excusa de una supuesta contradicción cuando no está facultado para dirimir una cuestión así, y menos para saltarse el reglamento. El objetivo, conseguir que Ganemos se desdiga en una cuestión sensible como es el nombramiento de asesores, cargos para los que el PP ha nombrado a numerosos exconcejales, al sobrino del propio alcalde e incluso a la mujer de un concejal en ejercicio. Además, muchos de estos nombramientos se hicieron el mismo día de la toma de posesión del alcalde y el resto, nada más entrar en vigor el nuevo reglamento que aumentaba el número de estos puestos.

 

 

EL NUEVO REGLAMENTO, EL MOTIVO

 

Detrás de esta táctica estaría un intento por evitar que un grupo de la oposición disponga de los medios que le reconoce el reglamento orgánico, cambiado hace sólo unos meses según la versión del equipo de Gobierno para facilitar la oposición. Ya ocurrió en el inicio de la legislatura, cuando el portavoz del grupo popular, Fernando Rodríguez, negoció con los grupos municipales, y fundamentalmente con Ciudadanos, un cambio en el reglamento orgánico. El resultado aumentaba en 400.000 euros el gasto en asesores y cargos de confianza de los grupos. La clave del cambio, que el anterior reglamento concedía uno por cada siete concejales o fracción igual o mayor a cuatro; Ciudadanos y Ganemos interpretaban que les correspondía un asesor (además del coordinador que otorga el reglamento a cada grupo) porque lograron cuatro concejales, pero el concejal de régimen interno, Fernando Rodríguez, se lo negó.

 

Eso dio pie al equipo de Gobierno a impulsar un cambio del el PP ha salido muy beneficiado y que se aprobó el día 31 de julio precisamente. La dedicación exclusiva del alcalde deja de computar entre las nueve que como máximo puede haber (ahora son diez, con la del alcalde, el resto se reparten en función del número de concejales); se habilitaban 9 dedicaciones parciales (hasta entonces no reguladas con claridad) de las que el PP ha hecho uso; y más asesores, incremento del que también se beneficia el equipo de Gobierno. Ciudadanos, que votó a favor del cambio, fue quien pactó el cambio de manera activa y también ha sacado partido: tiene una dedicación exclusiva, dos parciales y tres asesores y coordinadores entre el grupo y la junta de gobierno.

 

 

LA POSTURA DE GANEMOS EN EL PLENO

 

Ahora la postura de Ganemos, que votó en contra del cambio, es utilizada por el alcalde para intentar que no cuenten con un segundo asesor. La polémica arranca el pasado día 29 de diciembre, Ganemos Salamanca solicitó el nombramiento de una asesora, uno de los puestos que por reglamento le corresponden. Como ha hecho con el otro puesto de que dispone, una coordinadora de grupo, la formación llevó a cabo una convocatoria abierta entre los empleados municipales para cubrir el puesto, de modo que no se trajera a nadie de fuera, que fue uno de sus compromisos en campaña. A la convocatoria se apuntaron cuantos empleados quisieron.

 

 

Con fecha del pasado día 12 de febrero, el alcalde Fernández Mañueco les hizo llegar un escrito. Según su contenido textual, en el escrito el alcalde recordaba dos pasajes de una intervención del concejal de Ganemos Gabriel Risco. En primer lugar, el siguiente: "No estamos de acuerdo en esta modificación ni en el fondo en lo que se propone ni en la forma de hacerlo y sobre todo la urgencia de traerlo". La intervención completa, tal y como figura en el acta de aquel pleno publicada por en la web municipal, fue esta: "Estamos en contra de esta modificación del Reglamento Orgánico y de Funcionamiento del Ayuntamiento que se trae a este Pleno y que ya pasó por Comisión, donde nuestra posición fue idéntica. No estamos de acuerdo en esta modificación ni en el fondo en lo que se propone ni en la forma de hacerlo y sobre todo la urgencia de traerlo". 

 

Más adelante hace referencia a una segunda intervención de Risco. "Lo primero que tendría que decir es que no haya preocupación por parte de ningún miembro de esta Corporación, que nosotros sin más personal vamos a desempeñar dignamente nuestra tarea como Concejales en este Ayuntamiento", recoge el texto, pero la intervención es más larga. La continuación es la siguiente: "Lo primero que tendría que decir es que no haya preocupación por parte de ningún miembro de esta Corporación, que nosotros sin más personal vamos a desempeñar dignamente nuestra tarea como Concejales en este Ayuntamiento. Nadie, Don Fernando (n.d.r., Castaño, concejal de C's), no tenga ninguna duda, podemos esperar, podíamos esperar seis meses, podemos esperar el tiempo que sea para seguir haciendo nuestra labor, haya o no haya modificación de este Reglamento a la cual vamos a votar en contra".

 

 

¿RENUNCIA A LOS ASESORES?

 

Ganemos Salamanca no se ha comprometido nunca en un pleno ni en ningún órgano oficial del Ayuntamiento de Salamanca a renunciar al personal que el reglamento le otorga. Durante el debate sobre esta cuestión, el grupo municipal centró sus críticas en el modo de cubrir ese puesto, y llegó a pedir a los grupos que renunciaran a 'colocar' en estos puestos a personas 'de partido. "Nos comprometimos a no traer ningún coordinador o asesor externo. No queremos ningún puesto para traer a nadie de Ganemos, no tenemos a nadie a quien colocar, que quede claro. No tenemos a nadie a quien colocar de nuestro Partido, que vamos a seguir haciendo el trabajo haya un coordinador más o no haya un coordinador más, eso que quede claro", dijo Risco ese 31 de julio.

 

Por contra, el PP de Fernández Mañueco sí ha hecho un uso político de esos puestos que son de libre disposición, pero que están pensados para apoyo en el trabajo de los grupos. Y ha colocado a los exconcejales Emilio Arroita y Gozo Merino, a la mujer del concejal García Carbayo o al sobrino del propio alcalde, Ángel Fernández Silva.

 

Ganemos se ha mosetrado beligerante también sobre la prisa para hacer el cambio de reglamento que aumentó el número de cargos políticos. "Pero lo que se nos trae, lo que se nos propone, es una acuerdo de dos Grupos Municipales, el PP y Ciudadanos para aumentar exclusivamente las personas con dedicación exclusiva o de puestos al servicio de los Grupos Municipales, exclusivamente. Nos parece que esto no es presentable, traer el Reglamento a modificar exclusivamente para estos asuntos. A los Grupos que lo proponen solo le preocupan estos asuntos del Reglamento Orgánico. Nos parece que hay otras tareas mucho más importantes para modificar esta norma. Y de todas maneras en la tramitación que ha tenido esta modificación, pone también de manifiesto que se habla de participación, pero no se practica la participación y el consenso. En definitiva, la modificación que se presenta del Reglamento Orgánico nos parece inadecuada en su contenido y defectuosa en la forma que tiene que ser una reforma consensuada, pactada y al menos debatida. Votaremos en contra", dijo Risco en aquel pleno.