El césped del Municipal está impracticable ¿Es un patatal?

El problema. La abundancia de caucho imposibilita jugar el balón a ras de césped
Ángel Sánchez

La consecuencia de que Mourinho declare en rueda de prensa que el terreno de juego del Bernabéu es un patatal es que el Real Madrid cambia de forma inmediata el césped. Sin embargo, la realidad de Antonio Cazalilla y de un club modesto como el Guijuelo es distinta. El técnico chacinero declaró el miércoles tras el empate de su equipo ante la Real B que le “gustaría tener una superficie para poder jugar”, pero su deseo parece improbable que pueda cumplirse a corto plazo.

El terreno del Municipal de Guijuelo está impracticable. Tanto la directiva, como el entrenador y los jugadores chacineros coinciden en el mal estado del campo. La abundancia de caucho provoca que intentar conducir el balón a ras de césped sea una misión imposible. Por ello, el Guijuelo se ve obligado a colgar balones y a buscar los rechaces para poder crear peligro.

El Municipal siempre ha sido un campo peculiar. Sus reducidas dimensiones y la hierba artificial nunca han favorecido el buen fútbol, pero con el paso de los años el estado del césped ha ido a peor. Por el momento no parece que haya soluciones mágicas para acabar con el problema. El proyecto de construir un nuevo campo está aparcado por la crisis y lo único que se ha hecho ya y que se seguirá haciendo a lo largo de la temporada es cepillar el césped para retirar parte del caucho.