El Cerro de San Vicente, abierto al público para conocer el origen de Salamanca

Se trata de visitas gratuitas que se iniciarán del 18 de abril hasta el 28 de junio. Tras el verano, se retomarán el 19 de septiembre hasta el 1 de noviembre.

El Cerro de San Vicente inicia de nuevo el programa de visitas guiadas con el que dar a conocer el origen de la ciudad de Salamanca y de sus primeros habitantes.

 

El enclave del Cerro de San Vicente acoge los restos del primer poblado estable de la ciudad, en la Edad de Hierro. En él surgió la ciudad y aún hoy es posible contemplar los restos de dicho poblado y, a través de ellos, comprender quienes eran y cómo vivían los primeros salmantinos.

 

Se trata de visitas gratuitas que se iniciarán del 18 de abril hasta el 28 de junio. Tras el verano, se retomarán el 19 de septiembre hasta el 1 de noviembre.

 

Los sábados se ofrecen dos pases de una hora y media de duración, uno a las 12.00 horas y otro a las 17.30 horas, y el domingo uno a las 12:00 horas. Las entradas se pueden recoger en la Oficina de Información Turística de Salamanca situada en la Plaza Mayor.

 

Las visitas, dirigidas por los profesionales responsables de la investigación en el yacimiento, permiten a los visitantes adentrarse en la vida de nuestros antepasados, a quienes podrán conocer en profundidad. ¿Quiénes eran? ¿A qué se dedicaban? ¿Cómo vivían? Estas y muchas otras incógnitas se resolverán a lo largo de este viaje, en el que se recorrerán 2.700 años de Historia en apenas 90 minutos. Todo ello salpicado por anécdotas y curiosidades de los trabajos arqueológicos desarrollados en este lugar.

 

La visita permite caminar por el cerro, que desde su posición privilegiada, ofrece una magnífica panorámica del entorno.

 

Los restos exhumados en las excavaciones arqueológicas realizadas en este yacimiento corresponden a una porción del poblado asentado en el cerro de San Vicente entre los siglos VII y IV a.c. Para visitarlos, se habilitó un espacio de 400 metros cuadrados y se construyó una plataforma que hace más cómodo el acceso a los restos.