El cereal sigue viendo dos realidades distintas que desembocan en una repetición de precios

El ovino, por su parte, bajó el precio de los lechazos por el menor movimiento en el mercado

La Lonja Provincial en general, y la mesa de cereales en particular, siguen viendo dos mundo completamente diferentes en lo que a operaciones y fijación de precios se refiere, hecho que volvió a quedar patente entre agricultores y almacenistas o compradores.

Los productores indicaron que la semana había sido más movida y que los cereales se pagan en la actualidad a un precio más elevado que el que marca el papel, hecho que chocó de manera frontal con los intereses de los compradores que vieron una semana estable en precio pese a la nueva subida de los mercados internacionales o de futuros.

Así las cosas, el presidente de la mesa tuvo que decidir y lo hizo como en las últimas semanas, con una repetición de los precios en todas las categorías salvo la avena y el centeno que aumentaron en dos euros su valor.

De este modo, el trigo panificable cotiza a 218 euros por tonelada; el trigo para pienso a 214 euros; la cebada a 213; la avena a 203; el centeno a 203 y el maíz a 216 euros. Garbanzos, Lentejas y paja también repitieron su valor.

El ovino, a la baja
Por su parte, la mesa de ovino sufrió un batacazo con una bajada de los precios de todas las categorías de lechazos con unas posiciones contrarias de nuevo entre ganaderos y compradores aunque no en la distancia de otras ocasiones. Así, finalmente, el presidente de la mesa decidió una bajada de 0,05 euros para los lechazos de la IGP Castilla y León y 0,15 euros para las otras tres categorías (hasta 11 kilos, de 11 a 13 y de 13 a 15).

Por su parte, los corderos solo cotizaron a la baja los primeros, de 15 a 19 con 0,15 euros menos, repitiendo el resto pese a la petición de cotización a la baja por parte de los compradores.