El cereal acuerda una repetición de los precios con mínimas diferencias entre las partes del sector

El porcino ibérico también alcanza la estabilidad mientras el blanco sigue disparado
Tranquilidad absoluta en la mesa de cereales de la Lonja Provincial de Salamanca, por raro que parezca. De hecho, las posturas estuvieron más cerca que nunca pese a la demanda de subida de entre uno y dos euros para todas las categorías por parte de los ganaderos, mientras que los compradores solicitaron una repetición por la estabilidad de los mercados aunque destacaron que el valor que marca la Lonja es más elevado que el que marca la realidad, aspecto que no comparten, ni mucho menos, los agricultores.

No obstante, no hubo polémica en la mesa con la decisión de repetir el trigo panificable (218 euros por tonelada), el trigo para pienso (214 euros), la cebada (213), el centeno (201 euros) y el maíz (216), mientras que solo la avena y la paja cotizaron al alza con dos euros de subida para cada materia prima, cotizando a 199 y 51,5 euros por tonelada respectivamente.

El ibérico, estable; el blanco sigue disparado
Por su parte, la mesa de porcino acordó también una repetición de los precios, dotando de una mayor estabilidad a un sector herido y en una crisis continua, pero en esta ocasión, todas las categorías cotizadas repitieron.

No fue así en el blanco, que sigue disparado debido al auge de la exportación y que ha aumentado en 0,04 euros las categorías de selecto, graso y normal, y 0,01 euros las cerdas, repitiendo el resto.

Por último, en la mesa de ovino tampoco existieron excesivas variaciones ya que tan solo se modificó el valor de los corderos de 15 a 19 kilogramos, con una bajada de 0,10 euros, repitiendo los lechazos por la estabilidad del mercado y "porque se pagan a ese precio", según apunta el sector productor.