El centro de recepción de turistas de Vega Terrón, cerrado a cal y canto desde su inauguración

Imagen desde Portugal del muelle de Vega Terrón. Foto: F. Oliva

El espacio, en el que se invirtieron casi 400.000 euros, está infrautilizado casi cuatro años después de su inauguración. La propia Diputación renunció a abrirlo poco después de su estreno. Su uso, impulsado solo por el Ayuntamiento, es ocasional. 

La del muelle de Vega Terrón ha vivido en su ya notable historia muchos intentos de revitalizar lo que, según muchos augurios, era una infraestructura con muchas posibilidades, pero en la que todo han sido fracasos. El último, el de su centro de recepción de turistas, ha conseguido colocarse entre los más notables porque prácticamente está inédito a pesar de que requirió una importante inversión y fue inaugurado con el protocolo oficial correspondiente.

 

El 26 de marzo de 2011 abría sus puertas el Centro de Recepción de Visitantes de Vega Terrón, un proyecto del plan de dinaminización de la comarca de Arribes del Duero que firmaron y financiaron a partes iguales Gobierno, Junta de Castilla y León y Diputación de Salamanca. Previsto para su desarrollo entre 2006 y 2010, tenía un presupuesto de 2,3 millones de euros con el que se acometieron diversas actuaciones. Entre ellas, este centro de recepción de visitantes.

 

Sin embargo, tras la inauguración a cargo de la presidenta de la Diputación y actual parlamentaria por el PP, Isabel Jiménez, el centro no abrió sus puertas. Pasado un año la Diputación reconoció que no tenía previsto abrirlo porque la afluencia de personas era muy escasa y se circunscribía a algunas fechas muy concretas al cabo del año. Entre los motivos alegados por el equipo de Gobierno, ya en 2012 comandado por Javier Iglesias, que estaba pendiente la elaboración de un plan estratégico para el desarrollo de Vega Terrón y su zona.

 

Esta es la situación que ha denunciado el grupo socialista en la Diputación, que considera un edificio que ha supuesto una inversión de este calibre no puede permanecer cerrado y sin ofrecer información turística de la comarca, con lo que los miles de visitantes que llegan en los barcos turísticos no pueden conocer la oferta de las localidades de la zona.

 

La instalación sigue hoy por hoy infrautilizada. Carece de personal para atender a los turistas que, en importante número, desembarcan en el muelle con alguno de los cruceros que llegan para visitar Salamanca dentro de los 'tour' que ofrecen varias empresas. Esos paquetes, de hasta 1.800 euros por persona, llenan algunos de los hoteles de la capital cada semana con turistas que visitan la ciudad patrimonio y Ciudad Rodrigo. Sin embargo, los que llegan se encuentran el muelle desierto y la oficina turística, generalmente, cerrada.

 

Algunas excepciones se han producido desde el pasado verano cuando, tres años después de su inauguración, el Ayuntamiento de La Fregeneda ha decidido abrirlo por su cuenta, sin contar con la Diputación de Salamanca.

Noticias relacionadas