El Centro de la Memoria acoge el fondo documental Lucio Martínez Gil: La Masonería en el exilio

Nuevo edificio del Centro de la Memoria Histórica de Salamanca, en la plaza de los Bandos (Foto: I. C.)

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha firmado un contrato de comodato con la Gran Logia de España por el que el fondo documental de Lucio Martínez Gil: la Masonería en el exilio se deposita en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

Este fondo documental en la nueva sede de la Plaza de Los Bandos se presentará este jueves y a continuación  Pere Sánchez Ferre impartirá la conferencia titulada la Masonería española del S. XX (1931-1957). 

 

LUCIO MARTÍNEZ GIL

 

Fue Gran Maestro del Gran Oriente Español desde 1938 hasta 1955 y murió en el exilio mexicano en abril de 1957.  

 

Durante el transcurso de la Guerra Civil se persiguió de manera sistemática a los hermanos masones, a quienes se aplicó a partir de 1940 la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo. La Guerra y la posterior represión de la Dictadura de Franco obligaron a muchos masones a exiliarse, fundamentalmente a Francia y México. Muchos archivos fueron destruidos por las propias instituciones masónicas para evitar su incautación; otros fueron incautados y se conservan en el Archivo General de la Guerra Civil, ubicado en Salamanca.

 

El fondo ahora depositado en el CDMH  fue cedido a la Gran Logia de España hace más de treinta años y está compuesto por unos 40.000 documentos originales pertenecientes, en su gran mayoría, al Gran Oriente Español en el exilio, desde la etapa de su ubicación  provisional en Francia —febrero a julio de 1939—  hasta los años setenta en México.

 

Se trata de documentación de orden interno: correspondencia oficial con diferentes organizaciones masónicas de México, Francia, Brasil, EEUU, Bélgica, Marruecos, Argelia, Venezuela, Cuba, Filipinas, etc., así como bandos, edictos, normativas, comunicados oficiales, correspondencia entre Lucio Martínez Gil y masones españoles y extranjeros y con la Asociación Masónica Internacional.  

 

Incluye también prensa masónica de la época, mexicana, cubana, uruguaya y francesa. El fondo contiene documentos relativos a las actividades clandestinas de los masones en la España de Franco. Por otra parte, desde su sede en México DF, el Gran Oriente Español en el exilio auspició diferentes logias en los tres continentes: Francia, Argelia, Marruecos, Nueva York, Venezuela, Argentina, etc. Por tanto, es imposible conocer por completo la historia de la masonería española en el exilio sin este valioso fondo documental.

 

LA MASONERÍA ESPAÑOLA DEL SIGLO XX 

 

La conferencia de Pere Sánchez Ferré, doctor en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Barcelona y miembro fundador del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española,  realizará un recorrido por las grandes organizaciones de la masonería española, como eran el Gran Oriente Español, hegemónico en todo el país, y la minoritaria Gran Logia Española.

 

Ambas obediencias se implicaron en la vida social y política de España, y se comprometieron con la causa de la democracia y de la República. Tras la victoria del general Franco, la Orden fue prácticamente aniquilada y los supervivientes salieron hacia el exilio francés, para poco después establecerse en México, donde el Gran Oriente Español estableció su sede oficial, manteniendo la actividad en el exilio hasta que, una vez restaurada la democracia en España, pudo volver y reemprender sus actividades.