El centro de acogida Padre Damián ha dado techo a 125 personas sin hogar este año

Actualmente, da cobijo a 30 personas, una cifra tope a la que acompaña una notable lista de espera. Su director, Antonio Villalón, ha explicado la campaña ‘Porque es posible. Nadie sin hogar’ que ha puesto en marcha Cáritas, aunque al mismo tiempo ofreció datos preocupantes sobre el grave problema del "sinhogarismo".

Actividades programadas para el Día de las Personas Sin Hogar 2015:

 

* 23 de Noviembre: Decoración del Árbol a la entrada del Centro de Acogida “Padre Damián”.

 

* 26 de Noviembre: Realización de un Flashmob (Movilización instantánea) en la Plaza Mayor  a las 12:00 horas. Ensayo en Cáritas (C/ Monroy nº 2) a las 11.30. Ir con ropa oscura.

 

* 26 de Noviembre: Círculo de Silencio. 20:00 h. Frente a Iglesia San Marcos.

 

* 27 de Noviembre: 'Imposible matar la belleza' Obra de teatro a cargo de Moisés Mato. Auditorio Calatrava 20:30 horas. Entrada 5 euros. 

Desde el Centro de Acogida Padre Damián de Salamanca se constata cada año la dureza y la erosión que provoca vivir sin hogar, pero, a juicio de su director Antonio Villalón “es un problema evitable y nuestro deseo es que nadie tenga que dormir en la calle, ni vivir en alojamientos de emergencia, como el nuestro, más allá del tiempo necesario”. Por eso, lanzan la campaña ‘Porque es posible. Nadie sin hogar’. Y para ello, son necesarias políticas sociales comprometidas que pongan a las personas en el centro, “que visibilicen este grave problema” y apuesten por la protección y la garantía de acceso a derechos básicos. En este sentido, explica que el Ministerio de Sanidad y Servicios sociales acaba de aprobar una ‘Estrategia Integral de personas sin hogar’ que “requerirá la implicación de todas las entidades del tercer sector y todas las administraciones e influirá políticamente para erradicar el sinhogarismo”.

 

El Centro de Acogida Padre Damián es un claro ejemplo de la seriedad del problema, en él viven actualmente 30 personas y existe una importante lista de espera, ya que es muy difícil conseguir la inserción laboral dadas las actuales condiciones sociales y económicas, como reconoce Antonio Villalón.

 

El Programa de personas sin hogar en Cáritas Diocesana de Salamanca, en el que está integrado el centro de Padre Damián, ha atendido este año a 325 personas desde el servicio de acogida, de las cuales 207 venían por primera vez. Por Padre Damián han pasado 125 personas, con un total de 250 ingresos -casi 40 más que el año pasado-, ya que algunas de ellas han entrado y salido varias veces a lo largo del año. El 78 por ciento han sido hombres, un total de 98, y el resto, 27 mujeres. La mayoría con edades comprendidas entre 45 y 49 años. La media de estancia es de 70 días.

 

Casi el 30 por ciento de las personas que pasan por el centro son reclusos o ex reclusos y también hay un alto porcentaje de personas con problemas de drogodependencias y el resto de las causas son alcoholismo, desempleo y problemas de salud mental, en este último caso aumenta un 8% respecto al año anterior. La nacionalidad que más abunda es la europea, y se ha notado un evidente descenso de la inmigración.

 

 

La campaña que ha presentado hoy Villalón, con motivo de la celebración del Día de las Personas sin Hogar, el próximo 29 de noviembre, pretende “evidenciar, nombrar, ampliar la mirada, denunciar…y proponer; porque creemos que es posible terminar con este grave problema que de alguna manera está evidenciando cierto signo de fracaso y cuestionamiento al modelo social que hemos construido."

 

Hoy ha participado en la presentación de las actividades de la campaña un usuario residente en el centro Francisco Javier García, quién alabó el trabajo que allí se realiza, con el "buen trato que recibimos, el apoyo y orientación" y la posibilidad de ver cubiertas sus necesidades básicas, además, destacó la buena convivencia que hay en el centro.

 

El proyecto PADRE DAMIÁN (de personas sin hogar) ofrece una acogida digna a las personas. Desde el centro, más allá de la necesaria asistencia, se dan medios que potencian la inserción de las personas en la sociedad. Se realiza un acompañamiento para favorecer su promoción personal, social, cultural y laboral, y con ello, aumentar su autonomía personal. Se lleva a cabo un trabajo en red con otros recursos de la institución, a través del área de inserción laboral: mediante cursos de formación, orientación, etc. Recursos de recuperación personal, como es el centro de día de atención a las drogodependencias y, a su vez, ofrece una acogida a las personas privadas de libertad que salen de permiso del centro penitenciario de Topas.