El CD Guijuelo vence al Valladolid Promesas y señala el camino

Raul ruiz detail
Ver album

El CD Guijuelo derrota al Valladolid B (2-0) y vuelve a la senda de la victoria. Cambio de sistema con tres centrales y dos carrilkeros que dio resultado. Raúl Ruiz, Aspas y Pino, los goleadores.

 

Once del CD Guijuelo

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Kike Royo, Aitor, Álvaro, Jonathan, Héctor, Raúl Ruiz (m. 62 Piojo), Juliá, Jonxa, Luque (m. 81 Carles), Pino y Manu (m. 72 Maiki).

 

REAL VALLADOLID B: Dani; Arroyo, Mario Robles (m. 65 José Luis), Calero, Rai; Manel, Mayoral (m. 76 Mari), Renzo, Iván Martín; Higinio y Samanes. 

 

GOLES: 1 - 0 minuto 26, Raúl Ruiz. 2 - 0 minuto 40, Aspas. 3 - 0 minuto 93, Pino.

 

ÁRBITRO: Alain Kevin García (colegio gallego). Amonestó a Héctor (m. 18), Juliá (m.23) y Luque (m. 54) por parte del CD Guijuelo y a Renzo (m. 16), Higinio (m. 77) y Calero (m. 84 por parte de Valladolid B.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 5 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Real Valladolid B en El Municipal ante 500 espectadores.

El CD Guijuelo se ha resarcido de su derrota frente al Lealtad venciendo con solvencia al Real Valladolid Promesas y marcando el camino de lo que debe hacer si quiere seguir en la línea de los triunfos. El cambio de sistema con 3 cetrales y dos carrileros, dejando fuera a Carles, funcionó a raíz del primer gol de Raúl Ruiz, porque hasta ese momento el equipo había sufrido demasiado, aunque aguantado el 'tirón' del filial. Y los goles llegaron por los costados...

 

Raúl Ruiz (desatascó al equipo) y Aitor Aspas (con un gran gol) y Pino (qué trabajo) sellaron una victoria tan justa como esperada después del tropiezo de la semana anterior. El choque contó además con el debut de Piojo esta temporada y sirvió para señalar una parte del camino que el Guijuelo debe seguir para no abandonar la la senda de la victoria, aunque con aspectos que corregir. Uno de ellos, a soledad de Pino en la zona de ataque del equipo, restando más opciones ofensivas.

 

El once titular que saltó de inicio contó con varias novedades tácticas respecto al resto de la temporada. La primera, y que condicionó al resto, fue la apuesta de inicio por los tres centrales (Jonathan - Héctor - Álvaro), con dos carrileros (Aspas - Raúl) y Julián en el centro de campo en sustitución de Carles para darle al equipo mayor seguridad atrás y una salida de balón más fluida. Pino y Dimas eran la apuesta arriba, junto a Jonxa y Luque.

 

El choque comenzó con minutos de tanteo entre ambos equipos, pero el filial vallisoletano tenía más la pelota y llegaba con mayor claridad al área de Kike Royo, disparando por primera vez entre los tres palos en el minuto 5 por mediación de Samanes. Al Guijuelo le costaba más y se mostraba demasiado impreciso. La presión de los de Albés era asfixiante.

 

Poco a poco, el choque se fue equilibrando y el Guijuelo comenzó a tener más protagonismo con balón, pero sin poder entrar en área rival, aunque el equipo seguía impreciso en el centro del campo. En uno de esos errores, Jonxa Vidal le dio el balón al rival propiciando una contra que tuvo que parara Héctor con una amarilla. La posterior falta botada por Samanes obligó a Kike Royo a ejercer de salvador una vez más.

 

Pero, el Guijuelo no tenia continuidad en sus acciones y Antonio Pino esaba demasiado solo en su pelea para 'cazar' algún balón largo; además, en sus caídas a banda o al medio, nadie ocupaba su espacio, dejando un vacío en línea atacante. Jonxa, Luque y Dimas debían aparecer más.

 

No en vano, cosas del fútbol, en el siguiente acercamiento con peligro, Raúl Ruiz volvió a ponerse el disfraz de 'desatascador' para darle mucho aire al Guijuelo. Enganchó un buen balón en la frontal y de disparo cruzado batió a Dani, que se vio sorprendido tras tocar el balón en un defensa. El '2' del Guijuelo ejercía de goleador como frente al Sestao...

 

Como en el fútbol mandan los goles, el equipo se asentó y tuvo más presencia con balón a raíz del 1-0 sin cometer tantas imprecisiones ante un filial que no perdió el sitio, pero sí acusó el golpe. Al Guijuelo le faltaba ese último pase y desmarque para romper de manera definitiva el partido antes del descanso, pero presionó y supo salir de la presión de su rival con un toque, mejorando sustancialmente su juego.

 

El Guijuelo celebra el gol de Aspas (Fotos: Chema Díez)

 

No obstante, lo iba a lograr, porque en el 40, Aitor Aspas hizo el 2-0 con un golazo que levantó al público de asiento. Un centro - chut desde la izquierda se 'envenenó' poco a poco hasta sorprender al portero pucelano, Dani, que no pudo hacer otra cosa que recoger el balón de dentro de la portería, dando carpetazo a la primera parte y, al partido.

 

DEBUT DE PIOJO

 

Tras salir de los vestuarios, el CD Guijuelo siguió con el plan establecido y presionó bien la salida de balón del Promesas y encadenó buenas acciones en ataque que incomodaron al filial pucelano, que lo intentaba. Pero, el partido, salvo catástrofe se lo iba a llevar con comodidad, pero con trabajo el equipo salmantino, que se adaptó al nuevo sistema a la perfección, a raíz del primer gol.

 

En el 62, Mateo García se acordó de Piojo para la causa y para dar descando a un Raúl Ruiz imperial, y que está demostrando la clase de jugador que es incluso partiendo desde el lateral, su 'nueva posición'. Gol  desborde son sus señas de indentidad y más si se reafirma la idea de jugar con tres centrales.

 

Así, el salmantino salió al campo para darle aún más velocidad al equipo por banda e intensidad en la recuperación. Diez más tarde, Dimas dejó su puesto a Maiki para tener más el balón y no conceder tantas opciones al Promesas, igual que con la salida de Carles a diez de final.

 

El Guijuelo estrenó tres centrales de inicio

 

Pasaron los minutos y el guión de partido no iba a cambiar para nada porque los dos goles eran na losa demasiado pesada para el Promesas, que había construido el CD Guijuelo gracias al trabajo defensivo, a los goles de Raúl y Aspas y al encomiable trabajo de Antonio Pino, grande en la recuperación y la lucha, pero quiza muy desasistido.

 

No en vano, los tres puntos cayeron del lado de Guijuelo merecidamete, marcando una parte del camino a seguir para no abandonar la senda de la derrota. Hay aspectos que pulir, pero se liman mejor con tres puntos en el bolsillo. Y con gol de Pino en el 93, que sella su gran trabajo. Más que merecido.