El CD Guijuelo salva 'por los pelos' los duelos en la cumbre

El CD Guijuelo se midió al Racing Ferrol, actual líder, en el Municipal (Foto: Cynthia Duarte)

El Guijuelo se ha medido ya con seis de los siete equipos que le acompañan en la zona noble con un balance que permite afirmar que casi siempre da la cara pero le cuesta sacar adelante los duelos en la cumbre. Salva el balance con tres victorias y un empate frente a dos derrotas. 

Después de consumido casi un tercio de campeonato de Liga los equipos comienzan a posicionarse y a vislumbrar si realmente los objetivos con los que partieron en agosto son realizables o no. En esa tesitura el Club Deportivo Guijuelo puede afimar que se encuentra en una posición inmejorable porque ocupa posición de play off y ese, sin duda, es el objetivo porque tiene equipo y porque es ahí donde se ha desenvuelto las últimas temporadas.

 

También, mirando la clasificación y la respuesta de unos y otros equipos puede hacerse ya una idea de cuáles pueden ser sus rivales en esa lucha por las plazas que permiten luchar por el ascenso. Además su ventaja es que no sólo conoce los nombres sino que además ha vivido en directo de qué son capaces porque el equipo de Rubén de la Barrera se ha medido a seis de los siete equipos que hoy por hoy pueden decir que están en play off o lo tienen a tiro. 

 

¿Y cuál ha sido la respuesta del CD Guijuelo cuando se ha medido a sus rivales directos? En estos casos la lectura siempre depende del grado de optimismo que se quiera dar a respuesta. Si se quiere ver el vaso medio lleno y con las matemáticas en la mano el equipo verdiblanco sale con balance positivo porque ha ganado tres de esos partidos, ha empatado uno y perdido dos. Diez puntos sobre 18 posibles, con victoria ante el hoy segundo clasificado (CyDLeonesa), el sexto (Lealtad) y el octavo (Pontevedra). 

 

Una visión menos optimista se fijaría que en el balance general de enfrentamientos directos, y eso sí con la abultada derrota ante el Coruxo como gran factor determinante, el CD Guijuelo ha marcado solo cinco goles -son seis partidos en dos de los cuales ganó por la mínima-, y ha encajado siete. 

 

En todo caso lo que sí es seguro es que la igualdad por arriba es máxima y el mínimo descuido se paga con puntos que son más que caros. 

 

Ahora lo que resta por ver es cuál será la respuesta del equipo ante rivales que aunque hoy no están en la lucha sí pueden llegar a estarlo porque en esta cateogoría tres jornadas pueden variar la situación. Uno de ellos es el Racing de Santander, rival el próximo domingo en el Municipal. Una prueba de fuego ideal para comprobar cómo reacciona el equipo tras el golpe en Coruxo y con un adversario de entidad enfrente al que se puede alejar de forma importante de la lucha o al que se le puede dar vida y convertir en nuevo escollo en esta larga ascensión.