El CD Guijuelo repite ridículo y deja la convocatoria sin completar

Piojo, que no cuenta para el club, no ha viajado a Ferrol ni tampoco para la Copa, por lo que la lista es de 17 jugadores y no de 18. Nueva falta de previsión de la dirección deportiva comandada por Chema Aragón

Bajan las aguas revueltas en Guijuelo en este inicio de temporada y además, por méritos propios. La cada día más nefasta gestión del director deportivo y nuevo ‘jefe de prensa’ del CD Guijuelo, Chema Aragón, ha vuelto a sumar otro capítulo.

 

¿Se acuerdan del día en el que el Guijuelo no pudo completar una lista porque Aragón dio vacaciones pagadas a José Romero y Antonio Moreno sin tener recambio para ellos? Ocurrió en el pasado mercado de invierno, y se dio la circunstancia de que en el banquillo estaban el portero suplente Diego Rivas, que no podía jugar porque iba a abandonar el club, y el delantero Nacho Rodríguez que vivía la misma situación.

 

Pues bien, en la convocatoria para el partido contra el Racing de Ferrol, el entrenador Mateo García ha convocado a 17 jugadores de los 18 con los que se compone ahora la misma (nuevo cambio esta temporada) porque el club no cuenta con Piojo y ni siquiera le ha incluido en los que viajan a Galicia, situación que tiene poco o ningún sentido.

 

Este hecho deja de nuevo en evidencia al director deportivo, porque no ha sido capaz de encontrar un recambio para este jugador en el mercado y suplir así esta baja, para poder viajar con 18 jugadores a Ferrol, ya que Ayub es baja por lesión y Ayala porque no tiene el transfer (segundo partido que se pierde), mientras que De la Nava y Piojo no cuentan para el técnico.

 

A todo esto hay que sumarle, que la paupérrima gestión deportiva de Chema Aragón, deja al CD Guijuelo con solo cinco defensas: Jonathan, Aspas, Raúl, Álvaro y Ángel Sánchez, con solo dos centrales puros para dos choque vitales para el Guijuelo. ¿Y si se lesiona uno? ¿Y si Raúl tiene algún problema? ¿Quién ocupará el lateral derecho?

 

De todos modos, este hecho no es de extrañar cuando el director deportivo del equipo está más preocupado de ejercer de ‘jefe de prensa’ del club y de impedir a algún medio ejercer su labor, en lugar de actuar como director deportivo y dedicarse a completar una plantilla ‘rota’ y a la que aún le faltan demasiadas piezas.

 

Estos dos partidos marcarán la tranquilidad o el ‘infierno’ en un club cuya gestión brilla por su ausencia.