El CD Guijuelo patina de nuevo y empata a nada contra la Ponferradina

(Foto: De la Peña)
Ver album

El CD Guijuelo empata (0-0) frente a la SD Ponferradina en un partido para olvidar por parte de ambos equipos, en el que el balón estuvo más tiempo por el aire que en el verde. Sin ocasiones ni fútbol, el equipo de Fabregat pierde otra bala más.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz, Jonathan, Ayala, Ángel Sánchez; Juliá, Pablo Ortiz (m. 81 Aspas), Luque; Nestor (m. 69 Piojo), Javito (m. 69 Carmona) y Pino.

 

SD PONFERRADINA: Dinu; Nacho, Ríos Reina, Xisco Campos, Gonzalo; Jonathan, Menudo (m. 66 Pastrana), Chavero, Figueroa (m. 72 Pallarés), Cidoncha y Caiado.

 

ÁRBITRO: Juan Peña Varela (colegio andaluz). Amonestó a Juliá (m. 32) por parte del CD Guijuelo y a Nacho (m. 41)  Ríos Rena (m. 83) por parte de la SD Ponferradina.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 27 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y SD Ponferradina en El Municipal.

El CD Guijuelo volvió a resbalar, a patinar en casa, dilapidando una gran ocasión para seguir en su intento de salir del pozo del descenso. El empate a nada frente a la SD Ponferradina deja a equipo de Jord Fabregat con 25 puntos, a cinco de la salvación directa que marca la Mutilvera, per con unas sensaciones muy malas porque el equipo no generó ocasiones de ataque ni continuidad en las acciones, ni tiró apenas entre los tres palos. Y así, es muy complicado ganar un partido.

 

El equipo salvó un punto por su buen hacer defensivo y por la inoperancia ofensiva de su rival, la SD Ponferradina, que tampoco mereció más que un punto, después de realizar un mal partido. Así fue un choque para olvidar...

 

En su intento de vencer a un equipo hecho para el play off como la SD Ponferradina, Jordi Fabregat saltó al campo con un once con algunas novedades y variantes tácticas debido a la baja de Jonxa por problemas musculares. Así las cosas, Pablo Ortiz y Juliá formaron en el centro del campo, con Luque por detrás de Pino y Nestor cayendo al costado izquierdo, aunque permutando posiciones. En el eje de la zaga, Ayala y Jonathan eran los encargados de frenar a los atacantes leoneses.

 

El choque comenzó con unos primeros minutos en los que ningún equipo parecía querer la pelota y así se encargaron de demostrarlo. Más que nunca, los de Fabregat debían terminar jugadas y no perder balones innecesarios para evitar las rápidas contras de los de Pedro Munitis.

 

No había ningún brillo en las acciones de unos y otros, que tampoco contaban con la continuidad necesaria para poder llegar a buen puerto debido a las imprecisiones en las entregas. La Ponferradina sabía perfectamente qué hacer buscando balones a la espalda de la defensa, diagonales o salidas rápidas tras error del rival. El Guijuelo era el que necesitaba balón para generar fútbol, pero no lo encontraba y el partido solo se alimentaba de errores e imprecisiones. Cómo si ninguno quisiese el balón porque lo único que hacían era quitárselo de encima.

 

De hecho, el partido entró en un momento en el que el balón se pasaba más tiempo en el aire que asentado en el terreno de juego. Tal es así que la primera ocasión solo podía llegar por el 'cielo' y así fue, cuando un balón bombeado le llegó a Luque dentro del área, pero su remate con la cabeza se marchó, incomprensiblemente, por encima de la portería de Dinu. Eso sí, sin tirar entre los tres palos, en un choque malo que delataba las necesidades de unos y otros. Sin más que contar en unos 45 primeros minutos para olvidar... con el primer tiró a puerta, manso, en el minuto 43.

 

(Fotos: De la Peña)

 

EN LA SEGUNDA, NADA...

 

En la reanudación, el partido pareció no variar su guión y eso iba muy en contra de los intereses del CD Guijuelo porque en cualquier acción la Ponferradina podía dar un susto, pese a mostrarse también inoperante en ataque. Eso sí, la nota positiva era que el equipo no pasaba ningún tipo de apuro defensivo porque la Ponferradina no generaba nada.

 

No en vano, en la segunda mitad, la intención del CD Guijuelo era la de intentar jugar un poco más al fútbol, pero seguía sin encontrar continuidad en las acciones. Por ello, el partido pedía cambios a gritos, porque no funcionaba.

 

El paso de los minutos no sirvió para mejorar la mala imagen de ambos equipos que, de seguir así, van a tener muy complicado lograr sus respectivos objetivos. Por ello, y ante esta situación, el Guijuelo tenía que agarrarse a una acción de calidad o a un error del rival, nada más.

 

 

En el 69, Fabregat movió ficha para dar entrada a dos hombres de banda con velocidad como Camona y Piojo por Javito y Nestor, que no habían mostrado, ni mucho menos, su mejor versión. Hacía falta alg y eso buscaba el Guijuelo.

 

Pero, nada pudo cambiar el signo del partido, ni el guión, ni el desacertado choque disputado por parte de ambos equipos, que dejó un empate a nada, una mala imagen de equipo en el aspecto ofensivo y que ha vuelto a patinar una jornada más em casa. Y asó, la salvación va a estar más que complicada porque la semana que viene hay que visitar al líder. Aunque todo parece estar bien porque en el seno del club 'pasan' de tema...

Noticias relacionadas