El CD Guijuelo de las oportunidades... ¿perdidas?

(Foto: Alba Villar)

El equipo salmantino sigue en la pomada para luchar por el play off esta temporada. Los numerosos fallos de los rivales dejan con vida aún al Guijuelo, que tira de casta y corazón ante la falta de fútbol.

El CD Guijuelo de la temporada 2014 - 2015 es el de las oportunidades... ¿perdidas? Eso es aún lo que no se sabe y mientras la matemáticas no digan lo contrario, el equipo salmantino sigue en la pomada para luchar por el play off.

 

Y es que, el equipo 'verde' ha fallado en demasiadas ocasiones esta temporada, la última frente al CD Lealtad (1-2), dejando escapar una opción de oro para ascender de nuevo a puestos de fase de ascenso a Segunda División. No en vano, los fallos de los demás compensan de momento los del Guijuelo.

 

No hay que olvidar que el equipo de Estévez perdió dos oportunidades de oro en sus enfrentamientos directos frente a UD Logroñés (1-1) y Racing de Ferrol (2-1), además de empatar con el Coruxo (1-1) y perder frente al Valladolid B (3-1). Demasiados tropezones, pero que aún le permiten seguir a dos puntos del cuarto puesto tras la derrota de la UD Logroñés en casa frente al Celta B y el pinchazo del Ferrol frente al Coruxo (1-1).

 

Pero, ¿por qué ha dejado pasar tantas oportunidades el equipo salmantino?

 

1. Ha perdido su fútbol: el nivel de juego del equipo ha caído de manera notable en la segunda parte de la temporada, sacando los partidos por calidad, corazón y coraje. Fernando Estévez sigue sin saber transmitir al equipo la intensidad y la concentración necesarias para sacar los partidos. Va a remolque en la mayoría de ellos y debe remontar un resultado adverso.

 

2. Sin un once fijo: Estévez ejecuta demasiados cambios en cada partido en varios puestos como son los de central, lateral derecho o en la delantera. Es bueno que nadie tenga el puesto fijo pero no es positivo que el equipo no asimile una forma de jugar con cambios continúos que alteran la dinámica del grupo.

 

3. Ostracismo de varios jugadores: Garban, Jorge Alonso, Raúl Ruiz y en menor medida Gonzalo, parecen haber pagado los platos rotos no se sabe muy bien por qué. Estévez se ha 'cargado' al delantero salmantino Garban tras haberle mandado el más absoluto de los olvidos pese a haber rendido a gran nivel cada vez que fue requerido. Es su opción más fácil para quedarse fuera y está sentenciado haga lo que haga, pese a que entrena como el que más.

 

Pero, más llamativo es aún el caso de Jorge Alonso, que llegó como un fichaje de relumbrón en el mercado de invierno y apenas ha gozado de oportunidades mientras otros sí las han tenido pese a aportar menos en el campo. Su situación de descontento es notable.

 

Gonzalo y Raúl Ruiz viven situaciones distintas proque han participado mucho más esta temporada y han gozado de oportunidades pero a cuentagotas. Gonzalo ha salido y entrado del equipo en demasiadas ocasiones y nunca ha tenido la confianza ciega del entrenador.

 

Igual que Raúl Ruiz al que ni sus buenas actuaciones le han dado la posibilidad de entrar en el equipo y cuando lo ha hecho, como frente al Lealtad, fue señalado al ser sutituido antes del descanso. El caso de Granados es más particular.

 

4. Mercado de invierno: ha sido uno de los grandes lastres del equipo porque fue un mes muy complicado para el Guijuelo por las salidas, entradas y los cantos de sirena de varios futbolistas. Coincidió con la peor racha del equipo de la temporada. Los números de la segunda vuelta no engañan.

 

5. Errores desde el banquillo: en el partido frente al CD Lealtad, Fernando Estévez reconoció que su planteamiento no fue el adecuado. "El planteamiento inicial no fue el adecuado y en la primera parte el equipo no ha estado bien. Ha sido determinante para mal usar a Raúl de interior pero tomamos la decisión de darle continuidad porque venía haciéndolo bien. No nos dio lo que queríamos y la opción de Ander fue buena porque estuvimos mejor ", dijo.  "Espero estar más lúcido otro día; soy el primero que se ha equivocado", reconoció.

 

Con todo esto, el carácter y calidad de jugadores como Chuchi, Jonathan, Razvan, Valero, Antonio y Javi Moreno y la calidad y el remate de Carlos Rubén o Nierga permiten al equipo seguir soñando con poder lograr el play off por segundo año consecutivo. Pero el equipo ha perdido demasiadas oportunidades, aunque ojalá que no sea la última.