El Carlos III ultima la puesta en marcha de un registro nacional de personas con autismo

Hospital Carlos III

El Instituto de Salud Carlos III, a través de su Instituto de Investigación de Enfermedades Raras (IIER), está ultimando la puesta en marcha de un registro de personas diagnosticadas en España con un trastorno del espectro autista (TEA).

Se estima que el grado de incidencia de este trastorno ha aumentado en los últimos años, ya que en los años 70 afectaba a uno de cada 10.000 nacimientos y ahora las estimaciones apuntan a un caso cada 150 recién nacidos, de ahí la necesidad de conocer el mapa real de la enfermedad en España.

 

Caracterizado por una perturbación del sistema nervioso central de origen neurobiológico (por causas de origen genético y/o por trastornos durante el desarrollo embrionario), su manifestación varía mucho en grado y forma de unas personas a otras.

 

Está presente desde el nacimiento y continuará durante toda su vida pero, por el momento, se trata de una enfermedad sin cura, recuerda el Carlos III, lo que obliga a "dedicar todos los esfuerzos y mecanismos posibles" no solo a avanzar en la investigación sino a desarrollar al máximo las habilidades que tiene cada persona con autismo.

 

Para ello, y ante el próximo Día Mundial que se celebra, el Carlos III ha recordado que en los últimos 5 años han dedicado más de un millón de euros (1.246.812) a la financiación de once nuevos proyectos de investigación relacionados con el autismo.

 

El objetivo, según han explicado, es buscar respuestas desde los frentes más diversos: las bases genéticas de la alteración y sus consecuencias en el trastorno, el posible papel de la oxidación, la búsqueda de predictores de respuesta al tratamiento farmacológico, el solapamiento entre los trastornos psicóticos y los del espectro autista, el incremento del conocimiento y la mejora de la respuesta al TEA en el marco europeo.

 

Los estudios se han desarrollado o se están desarrollando en Madrid (Hospital Universitario de la Paz, Hospital Universitario Gregorio Marañón e IIER-ISCIII), en Cataluña (Universidad Pompeu Fabra, Hospital Clínico de Barcelona, Fundación Mutua de Terrassa e Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili de Reus) y en Andalucía (Facultad de Medicina de Sevilla).

 

De todos ellos, el Gregorio Marañón es el centro que aglutina más proyectos, cuatro de los de los once financiados. Precisamente, la Federación Autismo Madrid, acaba de otorgar uno de sus Reconocimientos anuales a uno de los grupos de dicho centro, integrado en el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) por su labor investigadora en este campo.

 

Este grupo lleva a cabo una línea de investigación centrada en el estudio de las bases biológicas de los TEA y el estudio del solapamiento de dicho trastorno con los trastornos psicóticos.