El capitán del Guijuelo, como muchos futbolistas, en pie de guerra contra el balón con el que la RFEF los hace jugar

"El peor de los últimos años", "balón de playa", "un insulto para la profesión", estos y otros calificativos son los que recibe el principal utensilio de futbolistas como los del CD Guijuelo. todos contra el balón Adidas elegido para esta temporada de la RFEF.

"Gracias @rfef por conseguir perjudicarnos tanto. Es una vergüenza el trato que dais a nuestro fútbol #respeto". Rotundas palabras en un tuit publicado por el capitán del Club Deportivo Guijuelo, Jonathan Martín, acompañadas por el balón oficial de esta temporada y que no son, ni mucho menos, las únicas. Lass quejas se han extendido como la pólvora entre todos los equipos de categorías nacionales. El Adidas Errejota no convence, es más pincha en toda regla. 

 

Aparentemente se debería tratar de un balón de garantía porque es el mismo que se utilizó en el pasado Mundial de Clubs disputado en Japón o el que se utilizará en el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Sin embargo, los balones que están recibiendo los equipos de Segunda B, Tercera o División de Honor Juvenil no son de la misma gama y varios de los defectos aparecen después de varios días de trabajo.

 

¿Y cuáles son los problemas que dan? Explotan, se pinchan, se abomban e incluso cogen forma triangular. Además en hierba artificial, la superficie sobre la que a diario trabajo y juega sus partidos el CD Guijuelo, botan mucho más y los porteros también se quejan de su vuelo irregular. 

 

Los futbolistas, en la mayoría de los casos los capitanes de equipos de Segunda División B como Jonathan, han alzado la voz y habrá que ver ahora si la RFEF es capaz de sustituir los balones por lotes adecuados o incluso cambia de balón porque parece que una temporada en estas condiciones será difícil de aguantar. El balón no se vende en tiendas y para sustituirlo hay que requerírselo directamente a la Federación porque lleva su logo y en ese caso su precio supera los 40 euros. 

 

 

Estado del balón con un tuit irónico