El caos y lo efímero de lo cotidiano, ordenados en esta muestra de La Salchichería

Marina Villaverde frente a su obra, en La Salchichería (Foto: Javier Burón)

La joven artista Marina Villaverde ha inaugurado su primera exposición en solitario, donde fotografía, collage, dibujo y otras técnicas quedan unidas para ordenar el desorden del día a día.

La artista Marina Villaverde López, palentina y residente en Salamanca, inauguró en la noche de ayer su primera exposición individual. El lugar escogido, no podía ser de otra manera, ha sido la plaza del Oeste, en 'La Salchichería', donde han preparado su particular hueco del ascensor, donde también se celebran conciertos y se albergan otras muestras. Allí, esta se encontrará abierta para todos los interesados hasta el 5 de febrero.

 

En el particular título que Villaverde ha escogido para esta exposición reside, en parte, la esencia de la obra expuesta, 'Mecanismos de defensa: productos artísticos de la experiencia estética de lavarme el sobaquillo'. "Todas las personas realizan unos procesos inconscientes como una forma de superar sus problemas. Igual que algunos corren, yo hago esto para liberarme: es mi mecanismo de defensa", comenta la artista.

 

La otra clave de la obra se puede encontrar lo que llamaríamos un "desorden emocional donde el caos y lo efímero parecen pretender ordenarse". Así, la muestra es el intento de ordenar todo este caos de lo cotidiano y lo efímero, de lo vivido. "Me gustan los momentos puntuales de belleza y los intento guardar, de forma impulsiva, sin una selección reflexionada", apunta la autora. "No podría decir que solo me inspira tal artista, o tal otro. Me inspira lo que vivo de verdad, el día a día, como los amigos, los lugares a los que voy, la gente con la que hablo, incluso el barrio del Oeste, donde vivo, es una influencia".

 

La inauguración, con la lectura del texto de Ana Manuela Bañares.

 

Por tanto, las técnicas y los materiales varían, pues la forma de expresión no es la misma para cada experiencia."Hay todo tipo de fotografía, analógica, digital y polaroid; hay collage con flores y plantas; también papel, y dibujo". Y todos estos momentos diferentes y aleatorios quedan ordenados gracias a los marcos negros que rodean cada pieza. "Sin ello, solo serían instantáneas de momentos. Es el marco lo que da la unidad a la obra en su conjunto, un poco la línea que ordena el caos", apunta Villaverde.

 

Desde luego, Salamanca ha sido una gran influencia en ella y le ha brindado la posibilidad de esta primera exposición. "El ambiente artísitco me gusta, pero tal vez hay gente que busca su protagonismo más que el acercar la obra a la gente", comenta. "Creo que el arte tiene que ser accesible, que hay que educar a la gente en arte; por eso, una exposición así es muy positiva, porque puedes acercárselo a personas que normalmente no lo tienen a su disposición, crear ese interés, comentarlo con ellos y hacerlo mucho más cercano".

 

 

Desde luego, como artista joven, las redes sociales suponen una parte importante de la difusión, como manera económica, directa y a un público ilimitado, y lo hace a través de su tumblr. No obstante, "creo que hay que tener cuidado y no perder la esencia y la interacción cara a cara. Desde luego, prefiero charlar con cerveza que por una pantalla".

 

En cuanto a su progresión, el futuro es muy impredecible y no hay que ponerse barreras. "No quiero decantarme por una única forma de expresión, fotografía, pintura...; quiero probarlo todo y seguir experimentando". En principio, "tengo pensado ir a estudiar un máster a Alemania, donde ya viví de Erasmus y, de momento, seguir aprendiendo y creciendo". 

 

Esta primera muestra estará disponible en el hueco del ascensor de La Salchichería, en la plaza del Oeste, hasta el 5 de febrero.