El Cañón del Cobre, en México, acoge un restaurante solo para 'valientes'

Restaurante mexico detail

La construcción permitirá a los comensales disfrutar de unas vistas espectaculares de la impresionante cascada Basaseachi sobre un gigantesco balcón de acero y cemento a modo de voladizo a más de 270 metros de altura.

Suspendido sobre un gigantesco precipicio del que sobresaldrá asomándose al vacío, así será el Biré Bitori, el restaurante que el estudio Tall Arquitectos ha proyectado y está construyendo en el norte de México, concretamente en el Cañón del Cobre, en Chihuahua.

 

La construcción permitirá a los comensales disfrutar de unas vistas espectaculares de la impresionante cascada Basaseachi sobre un gigantesco balcón de acero y cemento a modo de voladizo desde la cima del Cañón, a más de 270 metros de altura desde el suelo.

 

El establecimiento, de diseño futurista, contará con dos plantas con vistas al abismo, asentadas sobre unas enormes vigas enclavadas en la pared del Cañón. El nivel superior será una terraza cuadrangular al aire libre con un espacio abierto en el centro desde el que se observará el nivel inferior, donde se ubicarán la mayoría de las mesas del restaurante. El suelo de ambas plantas será de cristal transparente para acentuar la radical experiencia que el visitante sentirá.

 

El restaurante, al que se podrá acceder fácilmente desde la Sierra Tarahumara, servirá platos de productos locales en una experiencia gastronómica única y extrema, aunque desde luego nada recomendable para quienes sufran dolencias cardiacas o padezcan vértigo.

 

El Cañón del Cobre, llamado así por el tono cobrizo de sus paredes --más largas y profundas que las del Gran Cañón del Colorado, en Arizona (EE.UU)--, tiene una extensión de casi 60.000 kilómetros y es uno de los entornos naturales más escalofriantes del planeta. Sus creadores aseguran que la experiencia superará cualquier expectativa y animan a reservar mesa a quienes quieran comer de miedo.

 

Comentarios

charry 17/08/2016 22:06 #4
El tipico "chiringuito" que se carga un lugar maravilloso como hicieron en USA con las cataratas del niágara. Y todo para que el cacique mejicano de turno se haga rico?
veldo 16/08/2016 12:08 #3
Si lo plantean en los arribes, saldrían en manada los puristas aférrimos defensores de la intolerancia rancia, llamando asesinos a los de la idea.
Innecesario 16/08/2016 01:08 #2
Un riesgo estructural innecesario. Se puede conseguir igual efecto y la misma capacidad con un vuelo mucho menor y con menor carga estructural. Al final la fatiga de los materiales pasará factura y habrá un disgusto. No merece la pena.
Arquitectando 15/08/2016 15:43 #1
A mí no me gusta. En ese lugar el protagonista es y debería ser el paisaje. Con tal voladizo es ahora el edificio el que atrae demasiado la atención.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: