El Cañón del Cobre, en México, acoge un restaurante solo para 'valientes'

La construcción permitirá a los comensales disfrutar de unas vistas espectaculares de la impresionante cascada Basaseachi sobre un gigantesco balcón de acero y cemento a modo de voladizo a más de 270 metros de altura.

Suspendido sobre un gigantesco precipicio del que sobresaldrá asomándose al vacío, así será el Biré Bitori, el restaurante que el estudio Tall Arquitectos ha proyectado y está construyendo en el norte de México, concretamente en el Cañón del Cobre, en Chihuahua.

 

La construcción permitirá a los comensales disfrutar de unas vistas espectaculares de la impresionante cascada Basaseachi sobre un gigantesco balcón de acero y cemento a modo de voladizo desde la cima del Cañón, a más de 270 metros de altura desde el suelo.

 

El establecimiento, de diseño futurista, contará con dos plantas con vistas al abismo, asentadas sobre unas enormes vigas enclavadas en la pared del Cañón. El nivel superior será una terraza cuadrangular al aire libre con un espacio abierto en el centro desde el que se observará el nivel inferior, donde se ubicarán la mayoría de las mesas del restaurante. El suelo de ambas plantas será de cristal transparente para acentuar la radical experiencia que el visitante sentirá.

 

El restaurante, al que se podrá acceder fácilmente desde la Sierra Tarahumara, servirá platos de productos locales en una experiencia gastronómica única y extrema, aunque desde luego nada recomendable para quienes sufran dolencias cardiacas o padezcan vértigo.

 

El Cañón del Cobre, llamado así por el tono cobrizo de sus paredes --más largas y profundas que las del Gran Cañón del Colorado, en Arizona (EE.UU)--, tiene una extensión de casi 60.000 kilómetros y es uno de los entornos naturales más escalofriantes del planeta. Sus creadores aseguran que la experiencia superará cualquier expectativa y animan a reservar mesa a quienes quieran comer de miedo.