El canal sufre una nueva avería que retrasa la campaña de 2011

Comunidad de Babilafuente. Pese a que el inicio del nuevo año de regadío comienza el 1 de abril de manera oficial, los profesionales tienen agua disponible desde mediados del presente mes de marzo
CHEMA DÍEZ
La Comunidad de Regantes de Babilfuente recupera los fantasmas del pasado debido a una nueva avería en la primera tubería de entrada del agua, lo que impide a los agricultores de la zona iniciar ya la campaña gracias al adelanto de quince días permitido por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). No obstante, el inicio oficial de la misma se prolonga hasta el 1 de abril por lo que aún cuentan con más de diez días para solucionar los problemas.

No obstante, la avería estará subsanada a mediados de la semana que viene, por lo que los regantes del canal de Babilafuente iniciarán la actividad, si no ocurre ningún contratiempo nuevo. Por suerte, las precipitaciones de los últimos días en la provincia han permitido a los agricultores aprovechar el agua que no sea del canal.

Además, la Comunidad celebró en la jornada de ayer una Junta General con el objetivo de analizar los temas internos de la asociación de cara a la futura campaña de regadío, y el próximo domingo 27 de marzo tendrá lugar la Asamblea para exponer a los socios la situación actual en la que se encuentra el canal de Babilafuente.

Por otro lado, y en cuanto a las obras del canal, aún quedan unos flecos para terminar con ellas, pero todo estará listo para el comienzo oficial de la campaña.
¿Año nuevo, vida nueva?
No obstante, existe preocupación entre los profesionales del canal de riego, aunque el presidente del mismo señala que todo se arreglará cuanto antes y los problemas desaparecerán. “Esperamos que todo esté listo para el próximo 1 de abril e incluso antes, porque hay que comenzar la campaña cuanto antes y a ver si de una vez por todas desaparecen las averías”, señala Manuel de Dios, presidente de la Comunidad de Babilafuente.

No en vano, no hay que olvidar los cuatro años de penurias continuas por los que atravesaron los profesionales de la zona que vieron impedida una y otra vez la labor de riego debido a las continuas averías del canal de riego. Incluso se plantearon la opción de denunciar a la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa) si no cumplía con su objetivo de arreglar el canal, ante la situación de suspensión de pagos de la anterior empresa constructora, Teconsa.

La nueva empresa, Tragsa, con una inversión de más de ocho millones de euros ha sido la que ha hecho frente a las obras de uno de los ramales, originario de los problemas.

Por ello, y ante esta nueva situación, los regantes inician una nueva andadura con un nuevo presidente, Manuel de Dios, que sustituyó en el inicio del presente ejercicio al anterior mandatario, Ángel Sánchez, que fue el encargado de lidiar con todos los problemas anteriormente citados. De este modo, los profesionales anhelan la normalidad después de muchos años de problemas y de parones en su actividad normal de riego en la zona.