El Campus Unamuno, pionero en el uso de biomasa

Imagen de una prueba de selectividad en Salamanca (Foto: Archivo Tribuna)

Así lo pretende la Junta, para ello elabora un proyecto que plantea la colocación de una macrocaldera y cuatro kilómetros de tuberías de agua caliente.

El Campus Miguel de Unamuno de la Universidad de Salamanca (USAL) dispondrá de una central de biomasa, que suministrará calor y agua caliente a través de una red de cuatro kilómetros de tuberías soterradas.

 

Según ha explicado el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, José Manuel Jiménez,  la Junta confía en que próximamente se firme al acuerdo con la USAL y, a continuación, se pueda extender el convenio al Ayuntamiento de la ciudad.

 

De esta forma, de contar con el respaldo de todas las partes, la red dará servicio a doce edificios de la Universidad de Salamanca y, con la incorporación de otros dos kilómetros de tuberías, el sistema se extenderá después a otros edificios públicos como la Estación de Autobuses, el nuevo Hospital de Salamanca e instalaciones polideportivas.

 

José Manuel Jiménez ha explicado que la primera fase contará con un presupuesto de 2,2 millones de euros y con un plazo de puesta en marcha que concluirá, según las previsiones, en 2018, una actuación a la que se sumará otra partida de 1,5 millones para la segunda fase.

 

Incluso, la Junta contempla que distintos edificios privados, próximos a esta zona -como un hotel cercano-, puedan sumarse, a los que, a través de empresas privadas, se les podría suministrar el servicio desde una única central de biomasa en el campus.

 

Esta red permitirá mejorar los datos de contaminación energética, ahorrar en los costes del servicio y dotar de valor añadido a la zona rural de Salamanca y del resto de la Comunidad, pues la biomasa forestal podría llegar desde explotaciones de la zona, ha apuntado el director general.