El campo salmantino, asolado por los robos en las explotaciones agrarias

Los robos de cables de cobre en los pívots de regadío, uno de los más frecuentes (Foto: Chema Díez)

La provincia es la segunda de la región (solo superada por Valladolid) con mayor número de robos y en 2013 lleva camino de récord con 113 delitos entre enero y mayo.

 

 

LOS ROBOS, EN CIFRAS

 

2008: 91

 

2009: 112

 

2010: 133

 

2011: 154

 

2012: 225

 

Enero - mayo 2013: 113

Terminar con los robos en el campo se ha convertido en la gran preocupación de los agricultores y ganaderos de la provincia de Salamanca. Así, el Gobierno ha accedido a las denuncias de las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) y ha tomado cartas en el asunto con la creación de los 'Equipos ROCA'.

 

Estos grupos se han creado con el objetivo de aumentar la vigilancia en las explotaciones de la provincia y para ello se han destinado cuatro agentes en exclusividad. Cobre, animales, maquinaria... nada escapa a los amigos de lo ajeno que ven en las explotaciones ganaderas una fuente de obtener beneficios de una manera ilegal.

 

Y este hecho lo corroboran los datos oficiales del ministerio del Interior, que delatan un aumento desorbitado de los robos en el campo salmantino desde el año 2008, situación para la que se ha buscado una situación de garantías. Lejos quedan ya los tiempos en los que eran los propios agricultores y ganaderos los que se veían obligados a patrullar cada noche por las explotaciones para evitar este tipo de delitos.

 

Las cifras no engañan y la provincia de Salamanca es una de las más castigadas de la región, en concreto la segunda, solo superada por Valladolid. Así, el crecimiento de los robos en el campo se ha multilplicado, pasando de los 91 del año 2008 hasta los 112 de 2009, los 133 de 2010, los 154 de 2011... y el mayor incremento, los 225 del pasado ejercicio 2012.

 

El año 2013 no deja previsiones mucho mejores, más bien todo lo contrario, ya que solo entre enero y mayo se produjeron en la provincia de Salamanca 113 robos en explotaciones, y esta situación va camino de un récord negativo.

 

En castilla y León, los datos también son contundentes: en 2008, se denunciaron 805 robos; en 2009, 779; en 2010, 1.001; en 2011, 1.377; en 2012, 1.932; y en los primeros cinco meses del presente ejercicio, 756.

Noticias relacionadas